EFEShubaytah (Arabia Saudí)

El piloto español Joan Barreda (Honda) indicó este miércoles, tras ganar la décima etapa del Dakar, que el jueves saldrá a hacer "todo lo posible" para llegar a los kilómetros finales del rally con opciones de ganarlo.

Barreda, que ganó su primera etapa en este Dakar y la vigésimo cuarta en su carrera, consideró que "todavía puede pasar cualquier cosa" en las dos etapas que restan, a pesar de que el estadounidense Ricky Brabec (Honda), líder de la carrera, tiene una ventaja de más de 27 minutos sobre el español.

"Quedan dos etapas, con navegación y difíciles y muy duras. Mañana no será nada fácil porque salgo abriendo pista y con muchos pilotos por detrás. Además se han colado otros pilotos que me van a hacer perder más tiempo", advirtió Barreda.

El castellonense, que marcha tercero en la clasificación general, ha quedado entre los tres primeros en cada de las cuatro últimas etapas del Dakar, en una progresión de rendimiento comparado con su primera semana, donde se vio afectado por una caída que le afectó las costillas.

"La primera semana ya vi que no llegaba bien, con una costilla fisurada y mucho dolor. He ido mejorando la confianza también y estos días he ido llegando a la meta en las posiciones de delante. Mañana intentaremos hacer un buen papel, pero no será nada fácil llevar un ritmo y abriendo pista sin huellas", comentó.

Sobre la etapa ganada, donde la última parte fue cancelada por las fuertes rachas de viento y el elevado número de accidentes de pilotos, Barreda consideró que le fue positiva porque le benefició salir en tercera posición.

Así rodó durante 130 kilómetros sobre las trazas del chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna) y del australiano Toby Price (KTM), a los que alcanzó antes de que la última parte de la etapa fuese neutralizada.

"Ha sido una buena etapa, pero peligrosa. Cuando llevamos 50 kilómetros de la segunda parte hemos tenido que volver atrás porque había caídas de otros pilotos y no podían garantizar la seguridad del resto", relató Barreda