EFEAlicante

Las fuertes restricciones aún vigentes en Irlanda a causa de la pandemia de coronavirus han motivado que la promotora Boxing Ireland Promotions traslade la velada Celtics Clash 11, en la que están previstos diez combates de boxeo, al OnGuardamar Arena, un local especializado en este deporte situado en Guardamar del Segura (Alicante).

Así lo han confirmado a Efe tanto el gerente de la sala, Pedro Andreu, como el promotor español que ejerce de intermediario para los organizadores irlandeses, Jorge Sánchez, de la firma KO Boxing. La competición tendrá lugar el próximo 26 de junio.

Según Andreu, este será el primer evento que acogerá el establecimiento alicantino con público tras la pandemia.

"Se aplicarán las medidas sanitarias protocolarias", ha continuado Andreu, "con un 75% de aforo y uso de gel y mascarillas, así como medidas de distancia social para el público". En total, la capacidad del local para esta competición de boxeo será de 280 espectadores.

En cuanto a las medidas sanitarias para los púgiles, todos ellos de origen irlandés, estarán sometidas a las condiciones previstas por la Federación Valenciana de Boxeo, ha indicado Sánchez. El acondicionamiento y la higienización del ring correrán a cargo del local guardamarenco.

La velada Celtics Clash 11 contará con señal televisiva, por lo que todos los aficionados irlandeses al boxeo podrán seguirla, toda vez que Irlanda es uno de los países europeos en los que este deporte tiene más arraigo y seguidores.

Esta velada se iba a celebrar inicialmente en Murcia el pasado mes de diciembre, aunque los datos epidémicos de los dos países provocaron su cancelación.

Ahora, los organizadores han decidido trasladarla a Guardamar, entre otros motivos, "para aprovechar la gran cantidad de irlandeses y británicos" que residen en la zona, ha ratificado Andreu.

Según los datos del último padrón, en la provincia de Alicante viven 2.370 irlandeses, la mayoría de ellos concentrados en la comarca de la Vega Baja, entre Orihuela (554, la mayor parte de ellos en la costa), Torrevieja (250), Rojales (234), Pilar de la Horadada (99) y Guardamar del Segura (40). Además, en Alicante reside la mayor colonia de británicos de España, con 71.277 personas de esta nacionalidad censadas.

Los últimos datos sobre la incidencia de la covid-19 en Irlanda muestran una incidencia acumulada a 14 días muy similar a la de España, ya que está establecida en torno a 112 casos por cada 100.000 habitantes.

Hasta ayer, martes, Dublín ha notificado 267.061 contagios sobre una población total de 4,9 millones de habitantes. Las autoridades sanitarias irlandesas han contablizado 4.941 muertes producidas a lo largo de toda la pandemia.

Sin embargo, el gobierno irlandés ha sido uno de los más restrictivos de Europa y, en estos momentos, siguen vigentes las medidas de confinamiento relajado dictadas durante la tercera ola, en torno a diciembre y enero, cuando se produjo el mayor número de contagios.

Casi todos los establecimientos, centros educativos y culturales siguen cerrados en Irlanda, sin que esté prevista su apertura antes de mediados de julio.

Las autoridades irlandesas desaconsejan los viajes que no sean esenciales y pide a sus ciudadanos un test negativo, el certificado de vacunación o la prueba de haber superado la covid-19 para traspasar sus fronteras.

El turismo sigue sin aceptar a la mayoría de ciudadanos de otros países, incluso los de la Unión Europea, pero todos los irlandeses que quieran regresar a su país deberán mostrar una PCR negativa y guardar una cuarentena de 15 días, aunque existe la posibilidad de someterse a otra prueba a los cinco días de llegar y, en caso de que dé negativo, se podría salir de la cuarentena obligatoria, han señalado fuentes de la embajada de Irlanda en España. EFE

1011843

rb/ams