EFEValència

Marcelino García Toral, entrenador del Valencia, auguró que "no será sencillo" vencer el sábado en el campo del Valladolid en la última jornada de la Liga para asegurar la clasificación para la Liga de Campeones y dijo que deben afrontar el choque "como la final que es".

El técnico asturiano aseguró en rueda de prensa que el hecho de depender de sí mismos les obliga a pensar sólo en el triunfo y a no esperar tropiezos del Getafe y del Sevilla.

"No podemos fijarnos en lo que hagan los demás, tenemos el privilegio de depender de nosotros mismos y si sumamos los tres puntos nos es independientes lo que hagan", recalcó. "Sólo nos vale ganar", destacó.

El entrenador admitió que prefiere jugar este choque ante un rival que "ya no se juega nada pero eso en ningún caso te garantiza la victoria, si echamos la vista atrás ha habido muchos equipos que no se jugaban nada y han ganado en la ultima de la jornada".

El técnico del Valencia apuntó que Sergio González, su homólogo en el Valladolid, "tomará las decisiones que cree más oportunas pero independientemente de quien juegue, lo van a hacer con libertad y atrevimiento y eso va a suponer en un peligro en un campo que además va a estar absolutamente lleno".

Marcelino dijo que no ha visto relajación en sus jugadores ante esta situación. "Esa sensación creo que no ha entrado en el vestuario porque hemos entrenando muy bien. Le damos máxima importancia y nos queda lo más difícil, lo que confirma. Es el partido más difícil pero a la vez el más motivante", señaló.

El asturiano insistió en la idea de que "es el partido de la confirmación porque sin haber sumado en las 37 jornadas anteriores no habría sido posible llegar a esta dependiendo de nosotros mismos".

Además, aseguró que pese a haber conseguido sólo 23 puntos en la primera vuelta sí que creía en las opciones de llegar a esta última jornada así.

"Sí que lo imaginaba, el entrenador tiene que pensar en esa posibilidad si no, no lo transmite. Lo creíamos porque el nivel competitivo del equipo era muy bueno aunque teníamos un grandísimo problema, que metimos 17 goles en toda la primera vuelta. Repetimos mucho que si volvíamos a nuestro acierto normal íbamos a sumar y ahí están los datos que lo confirman", subrayó.

Marcelino dijo que tanto este choque como la final de la Copa del Rey del 25 de mayo "son muy importantes pero ahora tenemos que priorizar el más inmediato, que nos garantiza estar en Champions y eso da prestigio al futbolista y posibilidad de hacer un equipo mejor".

"Queremos darle esa satisfacción a la afición y dárnosla a nosotros, tras muchas adversidades", señaló. "Luego intentaremos ganar y disfrutar la final", avanzó.