EFEValència

La concejala de València Luisa Notario, reconocida activista LGTBi y primera edil lesbiana visible en esta ciudad, admite que pese al avance en la normalización de este colectivo aún "falta mucha pedagogía y referentes" para darles una mayor visibilidad, y por eso ha convertido este fin en su "lucha".

En una entrevista con EFE, la edil responsable de Gestión de Recursos de València sostiene que la visibilidad, una de sus principales reivindicaciones, es "la mejor herramienta" que tiene el colectivo para "desmontar mitos y estereotipos que solo generan discriminación y una imagen que no es cierta".

Notario, que en el año 2000 dio un paso al frente para ponerse a la cabeza del asociacionismo en Lambda y visibilizar su lesbianismo porque ninguna mujer lesbiana lo hacía, asegura que la visibilidad además "genera referentes" y reconoce la necesidad de que esas lesbianas como ella sean visibles.

"Yo viví mi lesbianismo en mi adolescencia desde la más absoluta soledad. Cuando tenía 13 o 14 años y me di cuenta de que me pasaba algo que no sabía ni ponerle nombre -se lo puse muchos años después-, pensaba que era la única lesbiana del mundo y que solo me pasaba a mí", explica.

"Afortunadamente esto ha cambiado como del cielo a la tierra. Ojalá hubiera tenido referentes, ojalá alguien me hubiera dicho que había muchas más mujeres como yo en el mundo y que además son deportistas, artistas o políticas; son lo que quieran ser", añade.

Por eso quiso convertirse en referente y hacer visible su lesbianismo. "Cuando me presenté a las primarias, me decían que qué importancia tenía. Y la tiene, porque a mí me verán otras mujeres lesbianas que dirán: 'Yo también puedo llegar ahí y hacer lo que ella'".

No obstante, reconoce que "lo interesante sería que no fuera noticia, como que no lo fuera que Anna Castillo vaya a recibir un premio Feroz y la noticia sea que se lo ha dedicado a su novia y no que se ha llevado un premio".

"Por eso todavía hace falta mucha pedagogía, mucha visibilidad y muchos referentes para saber que las personas LGTB y en concreto las mujeres lesbianas somos vecinas, madres, políticas... Que estamos en todas partes. Y por eso es tan importante la visibilidad", defiende.

"Yo no cuento con quién me acuesto, eso forma parte de mi intimidad. Cuento mi identidad y quién soy y por eso siempre he hecho de mi visibilidad mi principal motivo de lucha", asegura.

Lamenta la irrupción en el panorama político de partidos como Vox, a los que tacha de "ridículos" por "negar evidencias constatadas" y asegura que son ellos los que "están en minoría", porque la sociedad "está en contra de sus postulados y a favor de la igualdad y de la condena absoluta a la violencia de género".

A su juicio, es "lamentable" que "tengamos que discutir y defender que existe la violencia de género, porque ahí están las cifras de mujeres asesinadas y denuncias, y de que los homosexuales también fueron víctimas en los campos de concentración".

No obstante, recuerda que en 2005 ya vivieron la misma situación cuando se aprobó el matrimonio igualitario "pero entonces las siglas eran PP y era la jerarquía de la Iglesia Católica; son el mismo perro con diferente collar".

"El PP y Ciudadanos son cómplices de la homofobia, la misoginia y el machismo de Vox porque están gobernando con ellos en muchas instituciones", acusa.

Y tras afirmar que su actitud "legitima la violencia y las agresiones contra las personas homosexuales", resalta que "si tuvieran decencia, lo que tendrían que hacer PP y Cs es condenar cada vez que Vox dice una barbaridad y cortar relaciones con ellos".