EFEValència

Paloma Chen, periodista, escritora y activista, trabaja desde hace años por visibilizar la realidad de la comunidad china en España y el racismo que sufre un colectivo que lleva 40 años viviendo en este país, pero que sigue estando totalmente asociado a bazares y restaurantes.

"Hay mucha gente que piensa que no existe el racismo contra las personas asiáticas", lamenta Chen en una entrevista con la Agencia EFE, en la que afirma que a pesar de los avances, todavía hay "muy poca visibilización" de este problema, incluso dentro de movimiento antirracista.

Paloma Chen (Alicante, 1997) se crió en Utiel, una localidad del interior de la provincia de Valencia a la que sus padres se trasladaron en los años 80 desde China y donde regentaban un restaurante.

"En el restaurante he sido testigo de esa prepotencia, ese racismo, ese desequilibro de poder que hay entre ese cliente que tiene que tener la razón, pero que además es español y nativo de aquí, y tú, que le estás sirviendo, eres migrante y de fuera", asegura.

MAYOR PRESENCIA SOCIAL

Una de las maneras de hacer frente a esta situación es que se hable de ello, y es lo que busca con sus colaboraciones con proyectos como Tusanaje, que difunde el arte y la cultura de la diáspora china en países hispanohablantes, o el primer Encuentro de la Diáspora China en España, celebrado en 2019 en Madrid.

Sin embargo, afirma que las cosas no mejorarán hasta que "las personas migrantes y racializadas empiecen a acceder al poder político" y se incremente su presencia en todos los ámbitos de la sociedad.

"Muchas personas españolas solo están acostumbradas a tener contacto con personas chinas en bazares, restaurantes o ciertos espacios muy concretos. Estamos muy asociadas a este tipo de espacios", denuncia Chen, quien reclama mayor presencia de personas racializadas en la sanidad, la educación, las artes o la cultura.

Defiende la importancia que tiene "generar referentes", especialmente, para los jóvenes españoles de origen chino, que muchas veces acaban pensando que "no valen para nada más" que para regentar un bazar o un restaurante, y eso les limita mucho.

VIVIR ENTRE DOS CULTURAS

A ese problema de falta de visibilidad y referentes se suma también el sentimiento de falta de pertenencia que viven los hijos de esos migrantes chinos, esa primera generación de españoles de origen chino que no son "ni suficientemente chinos ni suficientemente españoles".

Explica que de pequeña "no quería ser diferente", lo que le llevó a rechazar "todo lo que asociaba con lo chino", desde viajar a China a hablar chino, comer comida china o, incluso, estar con sus padres directamente.

"Es un sentimiento muy angustioso", reconoce, y relata las dificultades que tiene formarse una identidad cuando no se encaja en una sociedad que no deja de señalar tus diferencias, pero tampoco en una familia que te dice: "Tú eres china y no deberías hacer cosas de española".

Chen ha abordado esta cuestión en su proyecto periodístico "Crecer en un chino", donde hijos e hijas de familias migrantes chinas hablan de lo que ha supuesto para ellos crecer en bazares y restaurantes, del racismo que han vivido y de esa falta de pertenencia que los ha acompañado gran parte de sus vidas.

LA IMPORTANCIA DEL LENGUAJE

Paloma Chen acaba de ganar II Premio Nacional de Poesía Viva #LdeLírica, un género que le sirve para abordar cuestiones relacionadas con la identidad, la comunicación y el lenguaje, temas que le han preocupado bastante desde siempre.

"Mis padres, aunque hablan español, no lo hablan a unos niveles muy altos, y a mí me pasa igual con el chino; puedo tener conversaciones cotidianas, pero hay ciertas cosas en las que no puedo profundizar. Eso me ha marcado siempre mucho", ha afirmado.

Agradece este premio por dar visibilidad a temas que le importan y que afectan a la comunidad china, como el racismo, pero advierte de que ella no es la voz de este colectivo porque "dentro de la comunidad china hay una variedad absolutamente inmensa".

Chen defiende la importancia del lenguaje para cambiar la sociedad: "Veo claramente el nexo entre lenguaje y pensamiento. El lenguaje y cómo hablamos refleja muy bien ciertas cosas de la sociedad que siguen igual o que fueron así en el pasado".

"Tenemos un lenguaje cotidiano bastante racista y machista porque la sociedad lo es o lo fue bastante, aunque esté mejorando", indica, y considera importante cambiar el lenguaje de "manera natural", introduciendo nuevos términos más inclusivos y que representen mejor la realidad de todas las personas.

"Si queremos cambiar el mundo, podemos cambiar el lenguaje -proclama-. No hablo de cambiar el lenguaje en plan reducirlo y hacer una especie de neolengua a lo '1984', de Orwell; hablo de lo que hace el arte o la poesía, introducir nuevos significados, reapropiarse de otros o inventar nuevos términos".

Precisamente, en su viralizado discurso en la Real Academia Española (RAE) al recoger el premio, pidió a esta institución "flexibilidad, adaptación a los nuevos tiempos y mucho feminismo y antirracismo".

En febrero de 2020, a las puertas del confinamiento, Chen participó activamente en la campaña en redes sociales #nosoyunvirus que promovieron conocidos miembros de la comunidad china en España para prevenir actitudes xenófobas o posibles prejuicios hacia sus compatriotas a raíz de la expansión del coronavirus. EFE

Por Carla Aliño