EFEValència

La historiadora Ana María Cervera revisa la influencia de la prensa en la transición valenciana, entre los años 1972 y 1982, a través del periódico Las Provincias y de la figura de la periodista María Consuelo Reyna, al frente del diario entre 1972 y 1999, por su papel en una etapa histórica crucial de cambio social y político.

El libro, "Las Provincias y María Consuelo Reyna. Liderazgo y poder en tiempos de cambio (1966-1982)", surgió a raíz de la tesis doctoral que Cervera realizó sobre el papel de los medios de comunicación valencianos en la Transición, del que no habían estudios previos a nivel histórico, y en concreto del diario Las Provincias, el único periódico privado del momento.

Durante el periodo de la transición democrática, en el despacho de María Consuelo Reyna "se gestaron partidos políticos" y "cruentas batallas ideológicas" y se consolidaron bandos y opciones políticas determinantes en el devenir de ese periodo histórico, señala Cervera en una entrevista con la Agencia Efe.

La historiadora también quiso indagar en la figura de María Consuelo Reyna, un personaje "apabullante", periodista y empresaria. Hija de una familia de impresores, los Doménech, Reyna siempre se mantuvo firme en sus convicciones que le llevaron a renunciar a la profesión de farmacéutica, a la que estaba destinada en la descendencia familiar, y marchó a Madrid a estudiar Periodismo.

Reyna regresó a su València natal y en 1972 pasó a ocupar la subdirección de Las Provincias, propiedad de la familia Doménech, siendo la primera mujer en la dirección de un diario en España.

A su equipo se sumaron periodistas como Salvador Barber, Ricardo Bellveser, o Francisco Pérez Puche, que marcan el nuevo sello ideológico del periódico, que leían "a pies juntillas" la burguesía del momento.

Es la etapa del cambio político a nivel nacional y el periódico "gira" ideológicamente, en lo que Cervera denomina "la Primavera de Las Provincias", con su apertura a movimientos como los vecinales.

"Hasta 1977, el edificio de Las Provincias recibía a sindicalistas, a miembros del Partido Comunista, a economistas de izquierdas", recuerda Cervera, quien señala que el cambio se produce tras la victoria del PSOE frente a UCD. Desde el partido de Adolfo Suárez se genera un movimiento para rearticular el partido en Valencia y se busca un medio de comunicación para generar opinión pública.

A partir de ahí surge también la "lucha de símbolos de identidad", de la lengua, las banderas, un movimiento "desafortunado", señala Cervera, encabezado por el diario dirigido por Reyna, que deriva en la "batalla de Valencia" y que llevó al enfrentamiento social. "Unos lodos que se arrastran hasta hoy en día", lamenta.

Para la elaboración del estudio la historiadora ha contado con la colaboración de María Consuelo Reyna, con la que se entrevistó en siete ocasiones y le facilitó documentación que ha sido determinante en el estudio. Incluso acudió a la lectura que hizo de la tesis en 2017, de la que comparte su fondo histórico pero no consideraciones como que fuera "instigadora" de batalla ideológica alguna.

Cervera defiende en cambio que en su columna, "La Gota", Reyna volcaba su opinión "de forma visceral" y "convencida", y era esperada cada mañana por los dirigentes del momento, de todas las ideologías, marcando incluso la agenda política del día.

La historiadora asegura que una de las cosas que más le ha sorprendido es que Reyna mantenía y sigue manteniendo buena relación con sus defensores pero también con sus detractores políticos, entre ellos el socialista Ricard Pérez Casado, alcalde de València entre los años 1979 y 1989.

Creó partidos políticos, gestó la UCD valenciana, en su despacho se reunieron Vicente González Lizondo y Rita Barberá para acordar que el más votado sería alcalde, estuvo en momentos como el "pacto del pollo" entre el PPCV y UV que dio la presidencia de la Generalitat a Eduardo Zaplana en 1995, participó activamente en manifestaciones..."Descolgaba el teléfono y se rendían a sus pies", señala Cervera, en alusión al poder que tenía Reyna, que fue relevada del cargo en 1999, en uno de los momentos más dolorosos de su vida.

Cervera ha querido reflejar en este trabajo una parte de la historia que a su juicio era "necesaria" para comprender el devenir histórico de la Comunitat Valenciana durante la transición democrática y hasta la actualidad.

"El papel de los medios de comunicación es importantísimo y hay que reconocerlo -defiende Cervera- sobre todo en el momento actual en el que asistimos al fenómeno de las 'fake news'".

El libro ha sido editado gracias a Publicacions de la Universitat de València, dentro de la colección Aldea Global.