EFEValència

Un subcampeonato mundial sub,20 en un torneo en que ha sido elegido mejor jugador y poco más de quinientos minutos con la camiseta del Valencia han encumbrado al surcoeano Kang In Lee, quien con 18 años pasa a un primer plano internacional, tras haberse convertido en una referencia para el valencianismo.

Kang In para sus seguidores en Mestalla, Lee en la camiseta roja de Corea del Sur, con la que ha lucido el dorsal 10, empezó la temporada como un desconocido y la ha acabado como segundo jugador más joven de la historia de este Mundial premiado como el mejor una edición del torneo solo por detrás de Leo Messi.

Siete años después de llegar a la academia del Valencia con 11 años, este futbolista zurdo ha marcado dos goles y dado cuatro asistencias en el Mundial que su selección ha disputado en Polonia.

En el club valenciano se ha formado como futbolista hasta llegar a cuajar y entrar en el corazón de su afición, ya que a pesar de que a lo largo de la temporada ha jugado con cuentagotas, en sus minutos sobre el terreno de juego siempre han pasado cosas interesantes.

Empezó el campeonato con el 34 a la espalda, para cambiarlo por el 16 cuando en enero se incorporó definitivamente al primer equipo a las órdenes de Marcelino García Toral, con el que se había estrenado el verano pasado con un gol en el Trofeo Naranja.

El técnico nunca negó las cualidades del futbolista, pero siempre argumentó que su juventud hacía inviable que suyas fueran más responsabilidades que las imprescindibles.

En ese contexto, no dudó en autorizar su marcha en el tramo final de la temporada para que preparara el Mundial sub'20 con la selección coreana.

Convencido estaba Marcelino de que jugar esa competición le iba a forjar más que quedarse en el equipo para afrontar un tramo final de temporada con retos importantes y con la ausencia de otro zurdo ofensivo como Denis Cheryshev, que se perdió el tramo final de la campaña por lesión.

Así, Kang In Lee no estuvo en Valladolid donde su equipo ganó por 0-2 en la última jornada de Liga y mantuvo la cuarta posición de la tabla que le ha permitido entrar en la Liga de Campeones, ni dos semanas después en la noche gloriosa de Sevilla en la que sus compañeros ganaron la final de la Copa del Rey.

Pese a ello, en la retina de los aficionados queda el desparpajo mostrado en el Mundial sub'20 y los destellos de sus 505 minutos con la camiseta del Valencia, distribuidos en once partidos a lo largo del año.

Kani In Lee participó en las eliminatorias de Copa del Rey ante el Ebro, Sporting de Gijón y Getafe, jugó algunos minutos en dos encuentros de la Liga Europa y de forma simbólica en tres partidos de Liga.

La mitad de esos 505 minutos (243) los ha vivido en Mestalla, donde rindió a los presentes por el cóctel que combina su atrevimiento y su juventud, su capacidad para entrar con fuerza al rival y defenderse de sus acometidas y, sobre todo, por las sensaciones de que con su presencia en el campo algo podía pasar.

Aunque Lee no consiguiera aportar nada más a la futura historia del Valencia, el campo de Mestalla nunca olvidará su aportación al gol de la victoria por 3-1 ante el Getafe en la prolongación de la vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey.

Ahora, tras las vacaciones, sólo queda pendiente la decisión de si será uno más en el proyecto valencianista de la próxima campaña o si el club decidirá que avance en su formación con una cesión.

Alfonso Gil