EFEValència

Investigadores de la Universidad Politécnica de València (UPV) y la tecnológica mexicana G-COVER, especializada en el desarrollo de soluciones para el aislamiento térmico de edificios, han desarrollado una pintura aislante capaz de reducir hasta un 15 % la temperatura del interior de los edificios.

Este nuevo producto es el resultado de un proyecto que llevan a cabo ambas instituciones para evaluar el impacto energético que la aplicación de los recubrimientos tendría en diferentes climas del mundo.

En concreto, el modelo matemático desarrollado por la UPV predice el aislamiento térmico de la pintura en distintas tipologías constructivas ubicadas en diferentes zonas climáticas, indican a EFE fuentes de la institución universitaria.

En este proyecto, investigadores del Instituto Universitario de Matemática Pura y Aplicada (IUMPA) y de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura (ETSA) de la UPV han desarrollado un modelo completo para evaluar las prestaciones de uno de los productos de la compañía como aislante térmico en la construcción.

Este recubrimiento se aplica como una pintura al uso, pero con las propiedades de un revestimiento que impide el paso del calor al interior del edificio.

En el contexto actual de cambio climático, la demanda de aire acondicionado en nuestras viviendas es cada vez mayor y gasta mucha energía para combatir el calor exterior, por tanto, una primera estrategia para edificios energéticamente sostenible es aislarlos térmicamente para así disminuir sus necesidades de climatización.

Por ello, la aplicación de recubrimientos termoaislantes en paredes y techos, que aíslen las edificaciones del calor exterior, conllevaría una disminución de su temperatura interior y, por tanto, una reducción de los gastos asociados a la climatización.

Para elaborar el modelo han llevado a cabo diferentes experimentos sobre tres instalaciones idénticas: en una de ellas se aplicó la pintura por la parte exterior y en otra se aplicó por la superficie interna, mientras que la tercera era una instalación control.

Esas instalaciones fueron exhaustivamente monitorizadas tanto para evaluar los efectos de la aplicación del recubrimiento como para obtener de forma rigurosa los parámetros fundamentales del modelo.

El modelo, que permite predecir los ahorros que conllevaría el uso de la pintura en distintos tipos de construcciones en diferentes áreas climáticas, concluyó que puede llegar a conseguir una reducción de hasta un 15 % en la temperatura interior del edificio o de un contenedor metálico donde se aplique.

El director del proyecto e investigador del IUMPA, Alberto Conejero, explica a EFE que, por ejemplo, su aplicación en una granja avícola ubicada en un ambiente a 40 grados "conllevaría un decremento en su temperatura interior del 13 %".

Conejero destaca que el desarrollo de modelos matemáticos precisos ha permitido predecir de manera rigurosa el aislamiento térmico que produce el uso de estas pinturas o recubrimientos y de los "se puede inferir que su aplicación sistemática en la edificación tendría un relevante impacto energético y medioambiental".

El investigador de la IUMPLA Pedro Fernández de Córdoba resalta que estos resultados han impulsado a la empresa colombiana Energesis Natura (representante en Latinoamérica de Energesis Ingeniería) a participar en un proyecto que incluye aplicar el recubrimiento y la monitorización y evaluación de su efecto en ochenta viviendas en ocho municipios del departamento caribeño de Magdalena.

Esta iniciativa se desarrolla como una de las actividades del macroproyecto "Investigación de los efectos de la variabilidad climática y el cambio climático sobre el recurso hídrico, biodiversidad y actividades agropecuarias en el departamento del Magdalena", impulsado por la gobernación del Magdalena y financiado por el Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación colombiano.