EFEValencia

Valencia acogerá este fin de semana el Europeo de Triatlón sub-23 y de Paratriatlón, junto al resto del programa del Valencia Triatlón pendiente de la climatología, ya que la amenaza de una DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos) sobre la ciudad podría condicionar el desarrollo de la competición.

De hecho, a partir de mañana jueves, se producirá la primera reunión de un centro de coordinación de los distintos estamentos organizativos del evento en previsión de las posibles incidencias que puedan afectar a la prueba.

En el plano meramente deportivo, entre el sábado y el domingo participarán más de 2.500 triatletas, de los que más de un treinta por cien de lo inscritos son mujeres, en una edición que cuenta como novedad la participación en parejas.

El sábado está previsto que se disputen las pruebas del Europeo de Paratriatlón, así como las del Europeo sub-23 masculino y femenino; mientras que el domingo se celebrará el Europeo sub-23 por relevos mixtos, en cuanto a la competición de elite.

El evento ha sido presentado este miércoles en Valencia, con la presencia del director general de deportes de la Generalitat, Josep Miquel Moyà; la concejala de Deportes del Auuntamiento de València, Pilar Bernabé y la directora de la Fundación Trinidad Alfonso, Elena Tejedor.

Todos ellos han destacado "la idoneidad" del emplazamiento de La Marina de Valencia como "escenario perfecto" para poder celebrar pruebas de triatlón y se han mostrado optimistas ante las últimas previsiones meteorológicas para este fin de semana que apuntan a una ligera mejoría.

La representación deportiva ha contado con el director de competiciones de la Federación Española de Triatlón, Jorge García; el presidente de la Territorial Valencia, Valeriano Moreno; así como con los atletas valencianos Roberto Sánchez y Héctor Catalá; quienes recientemente se han proclamado campeones del mundo en categoría sub-23 y Paratriatlón, respectivamente.

Ambos se mostraron "orgullosos y contentos" de poder competir "en casa" tras una temporada en la que han tenido que realizar largos desplazamientos.

Catalá, que en apenas una semana se ha impuesto en el Mundial de Lausana y en la Copa del Mundo de Banyoles, indicó que "no me siento favorito, hay gente muy buena" y añadió que "participar en un Europeo en Valencia no pasa todos los días y ojalá podamos ganar o al menos dar espectáculo".

Por su parte, Roberto Sánchez señaló que "es un orgullo tener una prueba de este nivel en mi casa. Esperemos que nos respete el tiempo y se pueda desarrollar la prueba con todas las garantías".

"Competir como número uno supone que la gente te va a mirar más pero vamos a estar los cinco primeros del Mundial y gente muy buena de España, seguro que habrá un gran nivel", concluyó.