EFEValència

El base belga del Valencia Basket, Sam Van Rossom, ya tiene el alta después de haber sido operado hace un mes de la rodilla izquierda y podría reaparecer este viernes en el partido en la pista del Zalgiris Kaunas para el que es duda por una sobrecarga en el muslo derecho Guillem Vives.

“Sam está muy bien. Tenemos la pequeña duda de su ritmo real competitivo que eso lo veremos cuando lo pongamos en la pista pero las sensaciones y la cabeza están muy bien”, explicó el entrenador Jaume Ponsarnau.

“Para nosotros ya es uno de los catorce disponibles para el partido. Está entrenado muy bien pero somos conscientes de que hay un paso al ritmo competitivo y más en la Euroliga”, destacó.

El entrenador explicó que Vives “se ha perdido algún entrenamiento” y que su idea es viajar a Kaunas con los catorce jugadores y hacer allí dos descartes.