EFEValència

La empresa naviera Baleària trabaja en el desarrollo de dos embarcaciones de alta velocidad, con motores de gas natural liquado, cuya puesta en funcionamiento está prevista para dentro de dos o tres años, y que pretende construir en un astillero español.

Así lo ha anunciado hoy el presidente de Baleària, Adolfo Utor, durante su intervención en la jornada "Paco Pons-Comunidad Valenciana 2022", organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD Zona Levante) y la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), y ha señalado que será el primer ferry de estas características con motores de combustión interna.

Utor ha señalado que solo hay un ferry de alta velocidad en Mar de la Plata, llamado "Francisco", pero propulsado con turbinas de gas natural licuado, con un consumo entorno al 20 o al 25 % por encima de los motores convencionales.

El barco que va a desarrollar la naviera de Dénia (Alicante), ha añadido, tendrá motores convencionales, que se fabricarán en el norte de Europa junto a un "astillero local", que se anunciará en breve, con los equipos de innovación propios de la compañía y una empresa exterior, a las que se sumará una ingeniería australiana que aportará conocimiento.

El proyecto, ha asegurado, está muy avanzado, y se ha previsto un plazo de ejecución de dos o tres años y una inversión de más de 100 millones de euros por embarcación.

"Hay un reverdecer de la alta velocidad motivada porque los costes del petróleo han bajado y porque a partir de 2020 todos los ferries van a tener que utilizar o gasoil o gas natural, por las normativas de emisión de gases a la atmósfera", ha explicado.

Preguntado sobre el proyecto de construcción de un "macroferry", ha manifestado que se descartó ante la situación del astillero La Naval en Euskadi.

Utor ha manifestado que la situación de La Naval, donde iba a construirse el macroferry, "la veíamos venir, pero nos pidieron que aguantáramos".

"No se hizo público porque no quisimos ser el desencadenante de la quiebra de La Naval pero ya estábamos trabajando en otros proyectos alternativos", y "el proyecto de un ferry gigante se ha convertido en un ferry no tan gigante y dos fast ferries gigantes", ha añadido.

Utor ha comentado asimismo que La Naval "se podía haber recuperado y no se hizo por un choque con temas laborales", y de haberse evitado "habrían tenido astilleros para lustros y eso es trabajo e industria".

"Faltaron reflejos y Euskadi, que puede y tiene capacidad para haber resuelto eso bien, dejó caer una industria centenaria que daba miles de puestos de trabajo", ha aseverado, ya que tenía dos contratos potentes.

Utor ha señalado asimismo que Euskadi es una autonomía "afortunada" frente a las "dificultades presupuestarias" de la Comunitat Valenciana. "Apenas tenemos dinero para pagar la sanidad y la educación y queda muy poco dinero para otras cosas, consecuencia de la asimetría que tiene nuestro país en financiación", ha añadido.