EFEValència

La refinería de BP en Castellón, que se transformará en un centro de energías limpias, ayudará en el proceso de descarbonización de la Comunitat Valenciana con propuestas para la reducción de emisiones en los ámbitos de la movilidad pública y privada, las operaciones portuarias y aeroportuarias, y la industria de la región.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, y el presidente de BP España, Andrés Guevara de la Vega, han firmado este martes un protocolo de intenciones para la realización de actuaciones tendentes a la descarbonización que supone una alianza público-privada tras la colaboración entre ambas desde hace décadas y que permitirá encontrar soluciones en el proceso de transición energética.

BP transformará su refinería de Castellón -donde opera desde hace treinta años- en un centro de energías limpias mediante el impulso a la generación de energías renovables, hidrógeno renovable y biocombustibles, también para la aviación, dentro del compromiso de la compañía de lograr cero emisiones de carbono en 2050 o antes, según ha manifestado Guevara de la Vega.

Esta transición puede ser de tal dimensión, ha destacado el president de la Generalitat, que una comunidad como la valenciana o un país como España, que siempre ha sido importador de energía, puede convertirse en exportador, una ventaja que también favorece las posibilidades de aumentar la capacidad de negocio y de transformación económica.

El protocolo de intenciones suscrito es el tercero que BP desarrolla en ciudades, tras los firmados en Houston (Texas) y Aberdeen (Escocia) en colaboración con las autoridades locales y, por parte de la Comunitat Valenciana, se enmarca en la Estrategia Valenciana de Cambio Climático y Energía, que persigue consolidar un crecimiento más sostenible a todos los niveles.

El acuerdo de colaboración llega semanas después del anuncio de la conversión de la refinería de Castellón en un polo de energías limpias a través del impulso al hidrógeno verde, biocombustibles y energías renovables, y de la firma la semana pasada de otros dos acuerdos de colaboración entre BP y las principales asociaciones españolas del sector cerámico, Ascer y Anffecc, para identificar conjuntamente oportunidades de descarbonización.

Para el presidente de BP, es "un aval" para explorar y encontrar soluciones para la descarbonización del transporte y del sector industrial, además de otros, y ha señalado que la Comunitat Valenciana tiene potencial para convertirse en una región de descarbonización y un polo de exportación de energías renovables limpias a otras partes de Europa.

Puig ha asegurado que la pandemia ha traído oportunidades como las ayudas de la Unión Europea para acelerar las transiciones pendientes, y ha reclamado un marco regulatorio que facilite esos procesos, algo en lo que ha coincidido Guevara, que ha destacado el apoyo del Estado al sector privado como fundamental para tener éxito en la descarbonización.