EFEValència

El precio medio en las operaciones de compra-venta de vivienda usada en la ciudad de València ha descendido un 11,8 % entre el primer y el tercer trimestre de 2020, al pasar de 1.673 a 1.476 euros el metro cuadrado, mientras que en el resto de la Comunitat ha aumentado en 109 euros, al pasar de 965 a 1.074 €/m2.

Así lo indica el balance de la situación del mercado inmobiliario de la Asociación de Inmobiliarias de la Comunitat Valenciana (ASICVAL), que señala además que la mensualidad de los nuevos alquileres de viviendas ha frenado su aumento a raíz de la entrada en el mercado de los inmuebles destinados a alquileres turísticos o de corta estancia.

Los datos de este informe han sido obtenidos por unas 800 agencias inmobiliarias de la Comunitat que gestionan sus operaciones a través del sistema Inmovilla, un CRM (software de gestión de relaciones con clientes) de amplia implantación en el sector.

La presidenta de ASICVAL, Nora García, ha atribuido la bajada del precio del alquiler en la ciudad de València y la subida en el resto del territorio a "un desplazamiento de la demanda por parte de los compradores, que a raíz del confinamiento han aumentado su interés por otro tipo de viviendas".

Dichos inmuebles, según García, "están situados sobre todo en urbanizaciones de primera residencia ubicadas en el interior o en la periferia de las capitales de provincia, con más espacio habitable o con servicios adicionales", pero, en cambio, "no se ha registrado un incremento en zonas costeras".

Por otro lado, la tarifa de los nuevos alquileres de viviendas ha bajado un 2 % en la capital valenciana durante la pandemia, al bajar de 741 en el primer trimestre de 2020 a 727 euros en el tercero y la mensualidad media de los alquileres ha registrado un ligero descenso después de diversos trimestres consecutivos de subida.

García ha atribuido este fenómeno a las restricciones decretadas en la declaración de estado de alarma, ya que "numerosos propietarios de pisos destinados hasta ahora al alquiler turístico y a periodos de corta estancia han empezado a incluir dichas viviendas en el mercado de alquiler residencial".

El precio de los nuevos alquileres en la ciudad de València, ha advertido Donet, se sitúa ya en su nivel más bajo desde el cuarto trimestre de 2018.

La tarifa mensual de los alquileres ha registrado un aumento del 1,1 % en el mismo periodo en el resto de la provincia de Valencia, al aumentar de 645 euros en el primer trimestre a 653 en el tercero, y del 3,4 % en el resto de la Comunitat, al subir de 596 a 616 euros.

Por otra parte, García ha explicado que se ha observado un cambio en el comportamiento de las personas interesadas en comprar o alquilar viviendas de uso residencial.

"La entrada de numerosas viviendas en el mercado y el temor a nuevas restricciones, han hecho que, en general, el periodo transcurrido entre la puesta de una vivienda en el mercado y la firma del contrato se alargue notablemente y que los interesados realicen más visitas a los inmuebles", ha asegurado.