EFEValència

La asamblea general de Caixa Ontinyent ha aprobado las cuentas de 2021, que ofrecen unos resultados de 10 millones de euros de beneficios netos, un 120,6 % más que el ejercicio anterior y que elevarán el nivel de capitalización de la entidad y potenciarán la obra social, a la que este año se destinarán 1,3 millones.

La asamblea, celebrada en la noche de este miércoles, contó con la asistencia de 32 de los 47 miembros que la conforman, el 68 % de los consejeros generales, según ha informado este jueves la entidad.

Los resultados muestran un beneficio, antes de impuestos, de 12,1 millones, y neto de 10 millones, si bien hay que tener en cuenta la atipicidad de los ejercicios a efectos de comparación con 2020 y que los ingresos no recurrentes generados en 2021 por operaciones financieras suponen 3 millones.

La propuesta de distribución de estos beneficios permite elevar el nivel de capitalización de la entidad (al destinarse 9,2 millones de euros a reservas) y potenciar las acciones de su obra social (a la que se destinan 0,8 millones).

La morosidad bajó al 3,70 % con una cobertura del 144 %, y el capital se sitúa en el 15,9 %, muy por encima del mínimo exigido por el Banco de España (el 12 %).

Entre las líneas de actuación para 2022 aprobadas por la asamblea general, destacan priorizar la calidad en la atención presencial en oficinas, continuar facilitando el acceso a los servicios bancarios digitales, acentuar las acciones de conciliación con las inquietudes de los grupos de interés de la sociedad y del medio ambiente, y diseñar e implantar un nuevo plan estratégico a medio plazo considerando el nuevo entorno social y económico.

Con el remanente acumulado de ejercicios anteriores, la asamblea general ha aprobado el presupuesto de Obra Social para 2022, cifrado en 1,3 millones de euros.

La entidad ha resaltado la actuación a través de la Fundación Caixa Ontinyent, que además de tener en funcionamiento el monte de piedad y desarrollar un programa pionero de educación financiera, asume la gestión del Centro Cultural Caixa Ontinyent.

Así mismo, la asamblea general ha aprobado, como nueva obra en colaboración, la implantación de un centro social para ADIEM (Asociación para la defensa e integración de los enfermos mentales), que le permitirá dinamizar la gestión de sus actividades, básicamente Centro de Rehabilitación e Integración Social y Centro de Salud Mental, las dos implantadas también por la Obra Social.

Además, se mantendrán los programas ya establecidos (centros implantados, publicaciones, colaboración con colectivos, presencia en Campus y gestión de fundaciones participadas).

El presidente de Caixa Ontinyent, José Pla, comentó la situación del sector financiero y sus perspectivas en el actual entorno conformado por la pospandemia y por las incertidumbres respecto del impacto de diferentes factores bélicos, geopolíticos y comerciales.

En cuanto al balance de gestión de los primeros cuatro meses de 2022, Caixa Ontinyent ha incrementado sus recursos captados en un 1 %, pasando a 1.136 millones, así como las inversiones en un 1,4 % hasta los 1.281 millones. El resultado antes de impuestos se cifra en 3,1 millones, un 0,8 % más que en el mismo periodo del año anterior y la tasa de morosidad ha bajado al 3,23 %.

La asamblea general también ha acordado cubrir una vacante de vocal independiente del consejo de administración, nombrando al efecto a Juan Emilio Oltra Vidal, que ya cuenta con la evaluación favorable del Banco de España.