EFEValència/Barcelona

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha garantizado que escuchará la postura tanto del Gobierno como de los sindicatos respecto al ERE fruto de la fusión con Bankia, pero ha recordado que la decisión corresponde a la dirección del banco, porque la "inacción" llevaría a "poner en peligro" al resto de la plantilla.

En la rueda de prensa en València de presentación de resultados del primer trimestre, Gortázar se ha referido así a las negociaciones sobre el ERE, el mayor de la historia de la banca española, que afecta a 7.791 empleados, y ha dejado claro que no espera llevar a cabo "ningún otro ERE, ni en 2025 ni en ningún otro año".

El directivo se ha mostrado este jueves confiado en lograr un acuerdo con los sindicatos "en junio" -"es posible y necesario", ha sentenciado-, en el marco del período oficial de consultas, porque cree que ambas partes "no están lejos", pero ha apelado a llevar a cabo "cesiones mutuas".

"Vamos a dejarnos la piel para llegar a un acuerdo. No quiero contemplar otra cosa que no sea un acuerdo", ha subrayado Gortázar ante la prensa.

Preguntado por la apelación a la banca que hizo hace algunas semanas la vicepresidenta segunda del Gobierno, Nadia Calviño, quien pidió al sector "responsabilidad" para buscar todas las alternativas que minimicen el impacto negativo sobre el empleo de las fusiones, ha dado por supuesto que se escucharán "todas las voces".

"Es lógico que escuchemos a todas las voces, la del Gobierno y las de los sindicatos. Claro que las vamos a escuchar. Es un tema muy serio (...) Pero al final tenemos que tomar las decisiones. Queremos acertar y creo que lo haremos, pero al final las decisiones las tenemos que tomar nosotros", ha añadido el directivo de CaixaBank, cuyo segundo mayor accionista es el Estado.

Y es que, según ha argumentado el consejero delegado, no llevar a cabo ese ERE en la nueva CaixaBank "no es una opción", como tampoco "alargar la agonía tres o cuatro años".

"Afrontar un proceso como este no es agradable. Es duro. Nuestro compromiso es hacer las cosas de la mejor manera posible, pero no podemos irnos a la inacción, porque no se pondrían en peligro de sostenibilidad 8.000 empleos, sino los 43.000 restantes que quedarán en CaixaBank", ha añadido.

Asimismo, el directivo ha recordado que el consejo de administración, en el que están representados los accionistas principales de la entidad, también conoce los términos de la reestructuración, y que los accionistas avalaron en la junta este proceso, que ya contemplaba sinergias de costes, por más de un 99 % de los votos.

Por otra parte, Gortázar también ha defendido el plan de recolocaciones prometido por la entidad para los afectados del ERE, que prevé desde sesiones de orientación profesional ("coaching") y cursos de formación hasta un servicio de cazatalentos internacionales o apoyo a la creación de empresas.

El directivo ha destacado que los afectados por el ERE que deseen seguir trabajando se encontrarán un contexto de "recuperación vigorosa" y con oportunidades laborales en la nueva economía, al tiempo que ha defendido el criterio del banco de que mitad de los afectados por el ERE sean menores de 50 años, para no "descapitalizar" al banco de personas de más edad.

Gortázar ha dicho que es "prematuro" hacer estimaciones sobre el coste que va a tener el ERE para el banco, y no ha facilitado estimaciones.

Asimismo, ha defendido el derecho de los sindicatos a hacer manifestaciones y a oponerse a este proceso, y ha dicho que espera sellar un acuerdo "razonable" con ellos.

Ha admitido que este ERE incide en la imagen de la entidad y que ya daban por supuesto que habría "seguimiento por parte de todas las instancias", pero "a medio y largo plazo" esperan que la sociedad lo entienda y "el ruido pasará", ha comentado.

Gortázar ha querido aclarar que el efecto contable extraordinario derivado de la fusión (por la vía fondo de comercio negativo) no servirá para costear el ERE, porque "no ha entrado ni un solo euro en caja". EFE

jd-gb/ce/sgb

(foto) (vídeo)