EFEAlicante

El presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez, se reunirá en breve con los agricultores y regantes de la provincia para estudiar las acciones a emprender "para defender el futuro de esta tierra" ante la sentencia del Tribunal Supremo que anula el Plan Hidrológico del Tajo.

Sánchez ha anunciado en un comunicado que defenderá "junto a los regantes y agricultores de la provincia la permanencia del trasvase Tajo-Segura" y que reclamará "un Pacto Nacional del Agua en el que se reconozca que los recursos hídricos de este país son de todos los españoles".

El dirigente provincial del PP ha reconocido sentirse "preocupado" por el fallo del Supremo y ha añadido: "La Diputación de Alicante va de la mano de los regantes y siempre vamos a estar a su lado".

"La provincia de Alicante no puede existir sin los trasvases del Tajo-Segura y del Júcar-Vinalopó por lo que vamos a defender su permanencia, porque de ellos depende el futuro de esta tierra", ha indicado.

Asimismo, ha reiterado que defiende, "sin complejos, los trasvases, para que llegue agua de donde sobra a donde hace falta, siempre de forma respetuosa con el medio ambiente y solidaria con las cuencas cedentes, porque es lo más sencillo, más barato y más eficiente".

"Voy a seguir reclamando agua para el sureste español, para nuestros regantes, nuestros campos y nuestros pueblos. Hoy, más que nunca, España necesita un Plan Nacional que garantice el agua en toda España, un Pacto de Estado del Agua en el que los recursos de este país sean de todos los españoles, donde nadie pierda y todos ganemos", ha indicado Sánchez, para quien este acuerdo "es posible".

Asimismo, ha señalado que "en la ley del Memorándum ya se determinó técnicamente los caudales ecológicos y las demandas de riego de la cuenca cedente" y por ello estudiarán "con detenimiento" la sentencia del Supremo. EFE

cbr