EFEBenidorm (Alicante)

El Benidorm Fest, el trampolín español a Eurovisión 2022, ha dejado un incremento del 30 % en las reservas de hostelería en estos días en la ciudad de los rascacielos, donde se espera que los establecimientos del sector estén prácticamente llenos este fin de semana.

Así lo ha trasladado a Efe el presidente de la Asociación de Bares, Restaurantes y Cafeterías de Benidorm (Abreca), Javier del Castillo.

Principalmente ha sido el consumidor nacional el que ha incrementado la facturación de bares restaurantes y cafeterías durante los días en los que se han celebrado las semifinales del Benidorm Fest, aunque Del Castillo ha precisado que también ha aumentado el número de clientes británicos.

Aun así, la subida de reservas del miércoles y jueves pasados y de este fin de semana, donde se prevé que los locales de hostelería estén prácticamente llenos, lo ha atribuido el presidente de Abreca al efecto arrastre del Benidorm Fest.

"La gente está disfrutando mucho del festival y estamos viendo mucho movimiento estos días, tanto para comidas como para cenas. Incluso son muchos los clientes que hacen sus reservas para ver el certamen en los establecimientos", ha indicado Del Castillo.

Desde Abreca estiman que este movimiento de reservas supondrá "un adelanto de la recuperación económica" con vistas a otras fechas señaladas, como San José (19 de marzo) o Semana Santa (este año se celebra a mediados de abril).

Por su parte, el sector hotelero no ha visto una repercusión directa del festival en la ocupación de camas, aunque sí se considera el Benidorm Fest una "herramienta de promoción excepcional de Benidorm", que ofrecerá sus frutos más adelante.

El presidente de la patronal Hosbec, Toni Mayor, en declaraciones a Efe, ha manifestado que "el incremento de camas ocupadas a raíz del Benidorm Fest no es significativo", pero ha destacado que sí ven "un efecto muy potente en la promoción turística de la ciudad, que podría notarse de cara a Semana Santa y verano".

Hosbec ha atribuido el ligero incremento previsto en la ocupación hotelera en Benidorm para este fin de semana no solo al efecto arrastre del Benidorm Fest, sino también al bono-turismo de la Comunitat Valenciana.

Además, Mayor prevé que en las primeras semanas de febrero lleguen los turistas del Imserso y en dos o tres semanas más, con el levantamiento de las restricciones, el mercado británico se reactive y más hoteles reabran sus puertas, lo que podría contribuir al inicio de la recuperación económica.

En la actualidad, la planta hotelera de Benidorm cuenta con cuarenta establecimientos abiertos.