EFEValència

La ocupación turística del pasado mes de julio en Cullera (Valencia) se situó en cifras cercanas al 50 %, según los datos facilitados por las empresas de alojamiento y hechos públicos hoy por la concejalía de Turismo, una cifra que representa una caída de casi el 30 % con respecto al año pasado pero que marca un retroceso menor de lo esperado, gracias al repunte del turismo nacional.

En palabras de la concejala de Turismo, Débora Marí, "demuestra que estamos aguantando mejor el tirón gracias a nuestras ventajas competenciales. Hace dos meses ni siquiera sabíamos si la gente podría visitarnos. Que hoy estemos hablando de una ocupación que supera ampliamente el 40 % en las actuales circunstancias, es sintomático de que todos hemos hecho las cosas bien para afrontar una crisis que amenazaba con un verano sin turistas".

"El esfuerzo promocional de este año ha sido mayor", destaca la concejala de Turismo. "La campaña 'Un verano como los de antes'; ha transmitido el mensaje de que en Cullera se puede disfrutar de las pequeñas grandes cosas de la vida, como dar un paseo por la playa, tomarse algo en una terraza o reencontrarse con los viejos amigos y además hacerlo con seguridad porque hay un Ayuntamiento y un sector comprometidos en garantizar las medidas preventivas necesarias para que de lo único que deban preocuparse nuestros visitantes sea de pasárselo bien", detalla Marí.

Por tipología de alojamiento, los hoteles han registrado un 40 % de ocupación, prácticamente la mitad que el año pasado. Algo mejor les ha ido a hostales, apartahoteles y pensiones con cifras de prácticamente el 50 %.

Los pisos de alquiler han llegado al 40 % y en el camping los bungalows han tenido cifras próximas al 80 % de ocupación.

La resistencia de Cullera frente a la pandemia también la recogen los datos de visitas al Castillo, el monumento más emblemático de la ciudad. Si en julio del año pasado la fortaleza recibió 3.800 visitantes, este año han sido 2.200, un 40 % menos, aunque se llegó a pensar que los visitantes serían reacios a acercarse a espacios cerrados como son los museos o monumentos.

Sin poder hacer una previsión clara en vistas al mes de agosto, se espera que Cullera siga manteniendo el índice de ocupación por encima de las expectativas y termine este verano "de transición" con una caída menor de la esperada, ha informado el Consistorio.