EFECOMMadrid

El presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (ASCER), Vicente Nomdedeu, ha reclamado al nuevo Gobierno un estatuto del consumidor de gas intensivo similar al de grandes consumidores eléctricos para mejorar la competitividad del sector.

En este sentido, Nomdedeu ha destacado que España tiene el gas más caro de Europa y que los peajes de acceso tienen un coste un 45 % superior que los de la media europea.

El gas supuso en 2018 un coste anual al sector de 364 millones de euros, un 14 % más que el año pasado, por 100 millones de costes eléctricos, partida que también se eleva año a año.

Según el presidente de la patronal, los costes energéticos suponen un 13,3 % el valor de las ventas por lo que tienen un elevado impacto en el precio del producto.

En materia energética, también ha pedido que se revise el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima para incrementar el peso de la cogeneración, ya que el sector cuenta con 28 plantas que producen este tipo de energía y su cierre le supondría más de 50 millones de costes adicionales.

Además, Nomdedeu ha destacado la necesidad de impulsar el Corredor Mediterráneo y aprobar un plan industrial "serio".

El sector del azulejo aumentó sus exportaciones aproximadamente el 2 % entre enero y marzo a pesar del efecto negativo del proteccionismo y el creciente coste del gas y la luz.

Destaca el crecimiento que se está produciendo en Estados Unidos (10 %) y Arabia Saudí (21 %), lo que Nomdedeu ha atribuido a la imposición de mayores aranceles por parte de Trump o A medidas "anti dumping".

En el plano europeo, ha destacado el crecimiento del mercado del Reino Unido, lo que ha atribuido al temor de los compradores a un Brexit duro que encarezca el producto.

Las ventas internacionales supusieron en 2018 un 75 % de los ingresos del sector de la cerámica, en el que España es el mayor exportador en volumen de la Unión Europa y el segundo del mundo.

El presidente de la patronal ha mostrado su preocupación por el efecto que pueden tener la desaceleración económica mundial o las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos.

Uno de los países donde la industria se ha visto perjudicada es el mercado argelino, donde se han impuesto aranceles del 60 % al producto, lo que se ha traducido en un descenso del 83 % en las exportaciones a este país.

En el mercado español, la industria cerámica mantiene los ritmos de crecimiento del año pasado con un crecimiento del 7 % en lo que va de año.

La producción se recortó un 6 % hasta abril, pero la facturación creció gracias a la liquidación de existencias.

La industria del azulejo cerró 2018 con 3.597 millones de euros de ingresos, lo que supuso un crecimiento del 2,9 % respecto al año anterior.

Este crecimiento, no obstante, fue menor que en años anteriores y estuvo lastrado por las medidas proteccionistas tomadas en varios países y la ralentización de la economía mundial con un descenso de las exportaciones a partir de junio.

Sin embargo, el crecimiento se mantuvo sostenido por el fuerte aumento de los ingresos en España (7,5 %) hasta alcanzar 870 millones de euros.

Asimismo, se produjo una reducción del empleo directo en el 1,3 % hasta los 15.300 trabajadores. EFECOM