EFEValència

La patronal del comercio de la Comunitat Valenciana Confecomerç ha instado al Gobierno a actuar con rapidez y contundencia, con medidas de ayuda a las pymes y autónomos y con un plan para incentivar el consumo para cuando se supere la crisis del coronavirus, si bien asegura que los efectos en este sector son todavía incipientes.

El presidente de Confecomerç, Rafael Torres, ha manifestado en un comunicado que el escenario va cambiando día tras día y es necesario transmitir "tranquilidad, seguridad y confianza".

La patronal asume que el aplazamiento de las Fallas y la Magdalena es una decisión de fuerza mayor que atiende a razones de salud pública y que tendrá un impacto económico en la Comunitat.

El sector contempla la situación con "preocupación", aunque con cautela por la "plena confianza" en el sistema de salud público y en las medidas adoptadas por el Gobierno, así como en su capacidad de actuación y coordinación con las Comunidades Autónomas.

Desde la patronal autonómica del comercio instan a que el Gobierno actúe "de manera rápida y contundente" con medidas que permitan ayudar a los pequeños comercios y autónomos a sobrellevar las consecuencias que puedan derivarse del coronavirus en distintos ámbitos (laboral, fiscal, económico y sectorial).