EFEValència

El Consell ha aprobado dos operaciones de financiación por importe de 9,5 millones de euros a la empresa castellonense Marie Claire a través del Fondo Valenciano de Resiliencia en apoyo a empresas estratégicas.

Se trata de las primeras operaciones que se formalizarán con recursos de este fondo a través de la línea "Fininval-Apoyo a empresas estratégicas afectadas por la COVID-19" puesta en marcha a mediados del mes de mayo, según ha informado la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra.

El consejo general de Fininval aprobó la semana pasada estas operaciones, en base a la resolución de 7 de mayo, por la que se convocaban estas ayudas.

Ahora, se ha solicitado al Consell autorización para la concesión de esta financiación, tal y como establece la Ley 27/2018 de medidas fiscales, de gestión administrativa y financiera y de organización de la Generalitat respecto de aquellas operaciones que tengan un importe superior a 5 millones de euros.

En concreto, el Consell ha autorizado conceder a Marie Claire un préstamo senior por importe de hasta 7,7 millones de euros y un préstamo participativo de hasta 1,8 millones de euros.

El primero cuenta con un plazo de vencimiento de seis años y contempla un tipo de interés variable del 0,5 % durante el primer año, del 1 % en el segundo y tercer año, y del 2 % en los tres últimos años de la operación.

Por su parte, el préstamo participativo se otorga con vencimiento a diez años, y un interés que consta de un margen fijo sobre el Euribor a un año, equivalente al 4 %, y un margen variable que se determinará en función de la rentabilidad financiera de la empresa, pudiendo alcanzar un máximo del 1 %. Para las liquidaciones de esta operación se ha dispuesto un calendario irregular de amortizaciones, cuyos importes van aumentando con el trascurso de la operación.

La formalización de estas operaciones conlleva una serie de condiciones especiales que Marie Claire está obligada a cumplir al menos hasta la cancelación del préstamo senior.

Entre ellas, el carácter finalista del préstamo obliga a satisfacer la deuda pendiente con los trabajadores y acreedores de la empresa, atendiendo a un orden de prioridades preestablecido; la obligación de continuar con la actividad productiva en la localidad castellonense de Vilafranca del Cid; y una serie de cautelas con respecto al mantenimiento de los puestos de trabajo, por lo que será necesario para la empresa solicitar autorización al Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) para expedientes de regulación de empleo ya sean despido o suspensiones temporales.

Adicionalmente, se exige al prestatario diligencia en el cumplimiento del plan de viabilidad planteado por los nuevos propietarios de la empresa en su solicitud de financiación al FVR.

La información sobre el grado de cumplimiento de las distintas iniciativas contempladas en el mismo deberá ser actualizada cada seis meses, en el marco de un informe preparado por un experto independiente nombrado por la empresa de acuerdo con el IVF, al cual tendrá acceso el propio Instituto.

La comisión Gestora de Fininval podrá declarar el vencimiento anticipado de la operación en caso de flagrante incumplimiento del plan de viabilidad que acompaña la solicitud de financiación.

Entre las iniciativas propuestas se encuentran distintas actuaciones estratégicas entre las que destaca una nueva estrategia comercial encaminada al reposicionamiento de la marca y el crecimiento de una nueva línea de negocio sanitario con nuevos contratos en el ámbito público o privado.

Asimismo, la sociedad se compromete a reducir costes generales por aprovisionamientos y materias primas, así como a disminuir los costes logísticos, entre otras medidas.

El contrato de financiación establece que la aplicación de estas medidas podrá ser progresiva durante los cuatro primeros años, hasta alcanzar el 100 % a partir del cuarto año.

La portavoz del Consell ha destacado la tradición de una empresa centenaria en el territorio, de más de 500 trabajadores y que es uno de los principales motores de actividad de Vilafranca y Borriol, por lo que es considerada estratégica.

Además, la financiación ayudará a la lucha contra la despoblación y a mantener el empleo de una empresa donde mayoritariamente trabajan mujeres. (foto)