EFEValència

El pleno del Consell ha aprobado dos decretos ley por los que se subroga la deuda financiera de Feria Valencia (480 millones de euros) y la Institución Ferial Alicantina (45,6 millones) y declara las ferias comerciales oficiales como servicio de interés autonómico para mejorar su rentabilidad.

Así lo han explicado en la rueda de prensa posterior al pleno los consellers de Hacienda, Vicent Soler, y de Economía, Rafael Climent, quienes han enmarcado estas iniciativas dentro del plan de la Generalitat para "refundar" ambas entidades feriales, relanzarlas en el mercado internacional y hacerlas ser de nuevo "operativas".

Soler ha indicado que estas iniciativas prosiguen con el proceso para sanear unas ferias que estaban en una situación "de quiebra económica y moral" y permitirán "sacar plomo a las alas" de ambas instituciones, para que "puedan volar" y vuelvan a ser "viables" y útiles a la sociedad.

A su juicio, estas medidas permitirán que puedan "competir en primera división mundial" una ferias en las que la gestión del anterior Gobierno valenciano se caracterizó por ser, a su juicio, "uno de los ejemplos más clamorosos de irresponsabilidad, mala gestión, inversiones faraónicas y sobrecostes desmesurados".