EFEValència

Los desplazamientos por motivos de trabajo se han reducido un 62,3 % como consecuencia del estado de alarma y los efectos del teletrabajo pero este descenso solo ha supuesto una reducción sobre el total de la movilidad de las personas en España del 18,7 %.

Los movimientos por motivos laborales representan un 30 % del total de la movilidad y el 70 % restante corresponde a movimientos por estudios y otras actividades personales, como ocio, deporte, vida social o compras, según la estimación del cuarto informe COVID-19 IvieExpress que publica el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE).

En el caso de los movimientos por motivos de trabajo, una vez aprobados los dos decretos que restringen los desplazamientos, se mantiene el 37,7 % de los movimientos laborales generados por las actividades esenciales, lo que representa un 11,3% de los movimientos totales de las personas en el país.

El primer decreto, con fecha 14 de marzo, limitó la circulación del 14 % de los trabajadores, y el del 29 de marzo amplió esta restricción a otro 26,2 % de los empleados, lo que supone un 4,2 % y un 7,9 % de la movilidad total, respectivamente. Las actividades prohibidas desde el primer momento suponen el 14 % del empleo total.

Además, el teletrabajo está permitiendo a otro 22,1 % de los trabajadores mantener su actividad sin tener que desplazarse, lo que representa un 6,6 % de los movimientos totales de la población.

En suma, las restricciones aprobadas por el Gobierno a la movilidad de trabajadores y el teletrabajo han reducido los desplazamientos en España un 18,7 %, según el informe, elaborado por el director del Ivie, Francisco Pérez, y la economista Eva Benages.

Con estos datos, el informe concluye que las restricciones a la actividad económica están afectando más a la generación de renta y empleo que a los movimientos totales de las personas, que están marcados en mucha mayor medida por otras actividades distintas a la laboral.

Este organismo señala que debería tenerse en cuenta que la efectividad de las medidas de confinamiento para reducir los movimientos de personas ha sido muy alta, desde cualquier punto de vista, pero sobre todo para eliminar los desplazamientos no laborales que son, porcentualmente, la mayoría.

Por tanto, aunque estas restricciones son necesarias para paliar la epidemia del coronavirus, si se quieren minimizar los riesgos de que la recesión económica derivada del confinamiento se prolongue más tiempo del imprescindible, los movimientos por motivo de trabajo "deberían recuperarse en cuanto sea posible", según el IVIE.