EFEValència

Los precios subieron un 1,1 % en octubre respecto al mes anterior en la Comunitat Valenciana, un ascenso que deja la inflación interanual en el 0,0 % y en un 0,6 % en lo que va de 2019, según el Índice de Precios al Consumo (IPC) hecho público este jueves.

Por sectores, los precios subieron especialmente en octubre en vestido y calzado (un 11,8 %) y alimentos y bebidas no alcohólicas (2,2 %), mientras que bajaron sobre todo en ocio y cultura (-0,9 %) y hoteles, cafés y restaurantes (-0,6 %).

El precio de la vivienda experimentó un aumento del 1,3 %, el del menaje un 0,7 % y el de la enseñanza un 0,4 %, mientras que bajaron los de las comunicaciones y el transporte (-0,3 % en ambos casos).

La tasa anual del IPC se mantiene en siete comunidades autónomas en octubre respecto a septiembre, aumenta en seis y disminuye en las cuatro restantes.

El mayor incremento se produce en Extremadura, con una subida de cinco décimas, mientras que en la Comunitat Valenciana el incremento es de dos décimas.

Por su parte, la Comunidad Foral de Navarra es la comunidad que más desciende su tasa, con una bajada de dos décimas.

En el ámbito nacional, el IPC registró en octubre una subida interanual del 0,1 %, igual al repunte registrado en septiembre, ante la subida del precio de la electricidad y las frutas, que ha sido compensada por la bajada de carburantes y paquetes turísticos.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha confirmado este jueves la tasa adelantada hace dos semanas, que mantiene la inflación al nivel más bajo de los últimos tres años.

El INE detalla que en la inflación de octubre ha presionado al alza el grupo de vivienda -cae un 3,9 %, casi un punto menos que en septiembre- por el encarecimiento de la electricidad, que se abarataba el pasado año, y pese a la caída del precio del gas.

Además, la subida del precio de la fruta ha contribuido a elevar un 1,2 % la tasa de los alimentos y bebidas no alcohólicas, tres décimas más, a pesar de que las legumbres y hortalizas se mantuvieron estables.

Por el contrario, presionaron a la baja los precios del transporte al caer un 0,8 %, cuando en septiembre permanecían estables, por el abaratamiento de carburantes y lubricantes y, en menor medida, el transporte aéreo de pasajeros.

Los precios del ocio y la cultura bajaron un 0,2 %, con lo que la tasa es tres décimas inferior a la de septiembre, después de que los paquetes turísticos se abarataran más que en octubre de 2018.

La inflación subyacente, que no tiene en cuenta los elementos más volátiles de la cesta de la compra (energía y productos frescos), se situó en el 1 %, casi un punto por encima del IPC general.