EFEValència

El metal valenciano ha iniciado el primer trimestre de 2022 con incertidumbre frente a un decrecimiento del -2,3 % de su actividad respecto al mismo periodo del año anterior, con más empleo (194.788 puestos de trabajo, 4.449 más) pero en un nivel aún inferior al previo a la pandemia.

Según destaca el Informe de Coyuntura del sector metal de la Federación Empresarial Metalúrgica Valenciana (FEMEVAL), hecho público este martes, el dato más positivo es el crecimiento, tras cuatro años "convulsos", del automóvil y su industria auxiliar (+1,2 %), mientras maquinaria y bienes de equipo acusó un descenso del 10 % de enero a marzo respecto al mismo periodo del año anterior.

También resalta la fuerte recuperación de las exportaciones del metal valenciano de enero a febrero de 2022, cifrada en un 27 % más respecto al mismo periodo del año anterior; el mayor incremento fue el automóvil y sus componentes con un 41 %, que contrasta con el descenso del 13 % de las manufacturas de fundición hierro y aceros, más afectadas por el incremento de costes energéticos.

Respecto al volumen de exportaciones alcanzado, fue de 1.988 millones de euros y continúan representando el 32 % del conjunto de las realizadas en la Comunitat.

El presidente de Femeval, Vicente Lafuente, ha destacado: "El actual escenario es tremendamente complicado para nuestras empresas. Arrastramos los efectos de una pandemia, de una subida desorbitada y escasez de materias primas y energía, de unos incrementos salariales inasumibles y de una guerra en Ucrania que lo único que generan es incertidumbre. Son muchas las actuaciones a acometer para revertir la situación, y muchas las medidas políticas que habría que afrontar para empezar a solucionarla".

En el informe también se reflejan las secuelas del conflicto bélico, la evolución de la inflación y del nivel de crecimiento de la economía china; por ello, considera que las empresas valencianas del metal están en un modo de suspensión o "stand by" al otorgarle una nota media de 6,4 a su situación, el mismo índice que el pasado trimestre.

Por subsectores, las empresas de venta y reparación de vehículos dan el valor más bajo con un 6 y la nota más elevada es la de las empresas industriales con un 6,9.

Aunque la repercusión directa de la guerra en Ucrania en las empresas valencianas del metal ha sido muy escasa (5 %), un 36 % sí han acusado una amplia incidencia indirecta y algo menor en el 47 % de las mismas. El subsector más afectado ha sido la industria del metal, y el de menor incidencia el comercio al mayor del metal.

Para el segundo trimestre las expectativas de las empresas del metal, con una cifra de 47,86 sobre 100, se mantienen neutrales con un ligero matiz pesimista y en materia de empleo se mantienen neutrales con 50,5 puntos y en inversiones con 48,78 puntos siguen negativas.