EFEBenidorm (Alicante)

El sector turístico prevé que 2021 sea el año en el que la actividad inicie su recuperación gracias a la llegada de la vacuna contra el coronavirus, la mayor movilidad prevista y los fondos europeos.

Esa ha sido una de las principales ideas extraídas de la primera jornada del XX Foro Internacional de Turismo de Benidorm, que ha comenzado este miércoles en esta ciudad alicantina.

El presidente de Exceltur, Gabriel Escarrer, ha sido el más optimista de los ponentes en la primera mesa coloquio y ha dicho que espera "ver una recuperación muy paulatina en abril y más palpable en junio".

Escarrer, no obstante, ha lamentado que la respuesta de la Unión Europea (UE) haya sido, a su juicio, "de una descoordinación tremenda", tanto en el cierre de fronteras como en la apertura.

Sobre los fondos europeos, Escarrer ha instado a que el reparto se haga en base a "criterios estratégicos y de retorno de la inversión", llegando así al sector turístico.

Por su parte, el director de Relaciones Institucionales de Segittur, Víctor Badorrey, se ha mostrado algo más prudente y ha augurado que 2021 será un año "duro otra vez", al aludir a informes que indican que la recuperación no se producirá hasta 2023 y a otros que la sitúan en 2022.

"Creo que lo importante es identificar las necesidades de los destinos y trabajar en que sean más competitivos", ha dicho.

Badorrey ha puesto muchas esperanzas en los fondos europeos que llegarán el año que viene y ha propuesto profundizar en dos pilares: la sostenibilidad y la digitalización.

Mientras, la directora gerente de la Fundación Visit Benidorm, Leire Bilbao, ha admitido con respecto al futuro que "se empieza a ser menos pesimista", pero ha indicado: "aún tenemos poca movilidad y necesitamos que eso cambie" porque el sector "ha demostrado con sus medidas que puede hacer muy bien sus deberes".

El XX Foro Internacional de Turismo de Benidorm, que aborda este año el turismo y la seguridad sanitaria, ha sido inaugurado por el president de la Generalitat, Ximo Puig, quien ha insistido en que el reto actual es "reinventarse con una gestión responsable".

Puig ha puesto a Benidorm como ejemplo de gestión, cuyo modelo vertical, según ha destacado, le ha convertido en una "ciudad compacta y sostenible".

A su vez, el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, ha expuesto algunas de las prioridades que seguirán demandado el sector y la institución provincial, como son "los corredores turísticos sanitarios".

Una reivindicación que ha sido recogida también por la patronal hotelera Hosbec, cuyo vicepresidente, Federico Fuster, ha opinado que el sector "necesita abrir" y de ahí la exigencia de contar ya con los corredores turísticos, en especial para zonas como la comarca alicantina de la Marina Baixa, cuyos datos de incidencia del coronavirus "son mejores que los de Canarias", según ha asegurado.

El alcalde de Benidorm, Toni Pérez, ha subrayado que este municipio apostó en su momento por "la ciencia y el saber" para "adelantarse a los vaivenes de los mercados", y ha considerado que el sector está preparado "para los nuevos tiempos", en los que tendrá un valor "fundamental" la inteligencia turística.

Por último, el rector de la Universidad de Alicante (UA), Manuel Palomar, ha abogado por "maximizar la contribución económica y minimizar los efectos en el turismo", para lo cual, ha apuntado, habrá que profundizar en la gestión eficiente del agua, el ámbito marino o el cambio climático. EFE

1005402

jmp/gra