EFECastalla (Alicante)

Un centenar de empresas del Valle del Juguete, en la provincia de Alicante, se ha reinventado temporalmente para poner toda su capacidad industrial y productiva al servicio de la batalla contra el coronavirus.

Empresas de diferentes sectores implantadas en la comarca de la Foia de Castalla han adaptado sus plantas de producción para fabricar equipos de protección individual, mascarillas para respiradores, mamparas separadoras para hospitales, supermercados o farmacias, envases de medicamentos, cuñas, cortinas y contenedores de residuos de uso sanitario.

También siguen dando soporte a la industria alimentaria para que sus productos lleguen al supermercado debidamente envasados.

El Valle del Juguete acoge a más de mil empresas -una por cada 43 habitantes- de todos los tamaños, que "fabrican de todo" y que venden sus productos en todo el mundo, según han destacado este lunes fuentes de la Asociación de Empresarios de la Foia de Castalla (IBIAE).

"Estas empresas cubren todo el ciclo industrial, desde el diseño y la fabricación al embalaje y la distribución, lo que nos está permitiendo ofrecer una respuesta inmediata", ha explicado el director de IBIAE, Héctor Torrente.

Para ellas, hacer una pantalla protectora es algo tan sencillo como fabricar los moldes y producir 150.000 unidades en tres días.

"Tenemos la capacidad y la flexibilidad que permiten a empresas como Actiu, que diseña y produce mobiliario de vanguardia para espacios de trabajo, empezar a fabricar, de un día para otro, batas y mascarillas de protección o mamparas protectoras autoportantes para los empleados de farmacias y supermercados", ha afirmado Torrente.

El Valle, que fue uno de los grandes productores de juguetes del mundo, continúa fabricando estos productos, aunque ya no es su actividad principal.

"Nos hemos ido reinventado y casi siempre desde el juguete", ha indicado Torrente.

El plástico sigue presente en muchas empresas, pero para otros usos. Aquí se inventó la fontanería del plástico, también se hacen los soportes de plástico rojo para los velones de cera, persianas, blísteres y todo tipo de envases de plástico para productos sanitarios, cosmética, helados o chucherías.

La experiencia y la solidaridad que caracteriza a esta comarca ante situaciones de emergencia han permitido una adaptación de los procesos productivos muy rápida para cubrir las necesidades del momento.

Así, empresas del plástico han realizado moldes y comenzado a inyectar plástico para mascaras protectoras. Los que fabrican botes para amenities de hoteles, ahora los hacen para geles hidroalcohólicos o los que diseñan mobiliario, -además de dotar con sillas y armarios algunos hospitales-, confeccionan mascarillas y batas de protección sanitaria con los tejidos para tapizado.

Un denominador común de estas mercantiles es su apuesta por la fabricación local y por la zona.

"Ante esta gran incertidumbre, tenemos que pensar ya sobre cómo queremos que sea el día 1 postcoronavirus", ha manifestado la consejera y directora de reputación de marca de Actiu, Soledat Berbegal.

"Es evidente que la situación actual de desabastecimiento de productos sanitarios, como mascarillas, respiradores (...), ha puesto de manifiesto" que, ante esta crisis del Covid-19, "nuestro país debe tener mayor tejido industrial y solidez", según Berbegal.

A su juicio, "la creación de un tejido industrial propio nos puede aportar más agilidad, autonomía, diferenciación y valor".

IBIAE es una asociación empresarial sin ánimo de lucro que representa y defiende los intereses comunes empresariales de Ibi y su comarca en Alicante, formada por más de 970 empresas y una población activa de 10.200 personas.