EFEValència

La Federación del Metal y los sindicatos CCOO y UGT han firmado el convenio colectivo sectorial de la provincia de Valencia, que alcanza a 9.500 empresas y 85.300 trabajadores y prevé incrementos salariales del 1,2 % a partir de mayo de 2021 y del 2 % para 2022.

La firma del convenio cierra los acuerdos alcanzados en mayo y pone fin a una etapa de negociación para dar paso a un periodo de paz social durante los tres años de vigencia del acuerdo, según informan FEMEVAL.

Se trata del convenio sectorial con mayor número de empresas y trabajadores afectados y el más relevante en la Comunitat Valenciana, ya que es el que más sectores y subsectores aglutina en su ámbito funcional y el que, por su carácter transversal, más influencia ejerce sobre otras áreas de productividad.

Según destaca FEMEVAL, esta firma es un ejemplo de la conjunción de intereses de las organizaciones sindicales y empresariales para adoptar decisiones con sentido común y de alcance socioeconómico que dotan de estabilidad y fortalecen a un sector estratégico, flexible y generador de empleo estable y de calidad.

Al respecto, la patronal del metal ha buscado poner en valor a las personas, al trabajo y a un sector de referencia, desde una perspectiva realista con el actual escenario. En este sentido, la postura ha sido priorizar unos contenidos y duración ajustados a una realidad atípica y sin precedentes para mantener el peso de las empresas y plantillas.

Y, sobre todo, dimensionar la labor del metal como motor de la recuperación económica, un sector en su conjunto de oportunidades para las personas con cualificación adecuada, para el que FEMEVAL solicita un apoyo decidido de las administraciones para impulsar el talento vinculado a los puestos de trabajo más demandados por las empresas.

El convenio recoge una vigencia de tres años (1 de enero de 2020 al 31 de diciembre de 2022), y un incremento salarial para 2021 de un 1,2 % sobre las tablas salariales de 2019 que entrarán en vigor el 1 de mayo, sin atrasos de enero a abril y paga de marzo de 2021; y de un 2 % para 2022.

Para compensar los retrasos sufridos en la negociación, se aprueba el abono único de las cantidades acordadas dentro de los tres meses siguientes a la publicación del texto del convenio colectivo en el Boletín Oficial de la Provincia.

Incorpora una cláusula de revisión del IPC para 2021 y 2022 en el sentido de que si registra al 31 de diciembre de cada año una variación al alza respecto a cada uno de los incrementos pactados para cada uno de los años de vigencia del convenio, se efectuará una revisión salarial por la diferencia entre IPC real e incremento pactado, que servirá sólo como base para el cálculo de las tablas salariales del año siguiente, sin que la misma suponga obligación de abono de atrasos.

Para poner en marcha acciones de formación, colaborarán en la creación e impartición de los planes formativos y se constituirá una comisión de formación encargada de analizar las necesidades reales del sector y formular a la comisión negociadora las propuestas para elaborar un catálogo de especialidades formativas prioritarias del sector.

Se recoge también la obligatoriedad de la participación en el plan formativo y aquellas empresas que no acrediten su participación deberán abonar a sus trabajadores un plus compensatorio de formación, de naturaleza salarial, de treinta euros mensuales, una obligación que entrará en vigor el 1 de enero de 2022.