EFEValència

La deuda de la Comunitat Valenciana ha aumentado en 6.000 millones desde la entrada del gobierno del Botánic en 2015, lo que supone un crecimiento de 1.500 millones al año, frente a los 30.000 que creció en las dos últimas legislatura del PP, lo que supuso un aumento de 3.750 millones anuales.

Según ha destacado el gobierno valenciano en un comunicado, el aumento de la deuda está motivado por la infrafinanciación a la que condena a la Comunitat Valenciana un sistema de financiación "injusto y caducado desde 2014".

En la legislatura de 2007-2011, con el PP en el Consell, la deuda aumentó de 11.906 a 21.860 millones, es decir, 10.000 millones, lo que supone 2.500 millones por año; mientras que de 2011 a 2015, también con el PP, aumentó a 42.003, 20.143 millones, con un aumento de más de 5.000 millones al año.

Las mismas fuentes han incidido en que una parte de la deuda en el periodo del Botànic, concretamente, el 33 % (2.589 millones de euros) corresponde a déficit generado en la etapa anterior o deriva de decisiones adoptadas por el anterior gobierno valenciano.

Si a la deuda generada durante el Consell del Botànic se le reduce el efecto heredado de los gobiernos anteriores, la cifra del incremento anual de la deuda es el equivalente a la infrafinanciación reclamada año tras año en forma de 1.325 millones en el capítulo de ingresos de los Presupuestos de la Generalitat.

El Consell del Botànic no puede cejar en su empeño de prestar a los valencianos unos servicios fundamentales equiparables a los de la media de las comunidades autónomas.

Aún así, el aumento del gasto sigue siendo inferior al de la media autonómica, como certificó la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) en su último informe.

Desde la formación del Consell del Botanic, la dirección general de Política Financiera no ha dejado centrar sus objetivos en la gestión eficiente de la deuda, que han podido dar sus frutos con acciones realizadas de reestructuración de deuda, la última de las cuales, firmada con ocho entidades bancarias el pasado mes de octubre que han generado un ahorro de costes financieros de 7,4 millones.

El Gobierno valenciano sigue insistiendo en la reclamación de una reforma urgente del sistema de financiación autonómica, caducado desde 2014 y, paralelamente, mientras no pueda realizarse esa reforma del modelo, en una solución de compensación para la deuda generada por la infrafinanciación histórica que sufre la Comunitat Valenciana.

Han recordado que esta infrafinanciación la reconocen tanto el propio Ministerio de Hacienda como la Airef y algunos organismos internacionales de calificación financiera, que ven necesaria la adopción de soluciones para acabar con el mal funcionamiento del sistema de financiación.