EFEValència

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) prevé, en una primera estimación orientativa, que la futura cosecha valenciana de cítricos se reduzca entre un 20 y un 30 por ciento respecto al ejercicio anterior.

En un comunicado, la organización agraria ha hecho un llamamiento a los citricultores para que "actúen con cautela" a la hora de vender la fruta y augura un ejercicio con precios más razonables Los servicios técnicos de esta entidad han elaborado una estimación a partir de una encuesta efectuada entre cerca de 100 citricultores, miembros de la sectorial de cítricos de esta asociación, que representan a todas las zonas productoras.

Los datos recogidos auguran que la futura cosecha de la campaña 2019/20 registrará un disminución importante tanto en el capítulo correspondiente a mandarinas como en el apartado relativo a naranjas, limones y pomelos.

La reducción de cosecha será mucho más acusada en mandarinas que probablemente superará el 30 % de merma, mientras que en naranjas, limones y pomelos podría superar el 20 %.

Por variedades destacan las bajadas del 25 % y del 30 % previstas para satsumas y clementinas respectivamente, así como el descenso del 30 % que podría alcanzar el grupo de híbridos.

Por lo que se refiere al grupo de navels y blancas, estas experimentarán un descenso que podría superar el 20 %.

Las causas de esa reducción del rendimiento productivo de la citricultura valenciana se deben a la alternancia natural que, en términos de cosecha, caracteriza a las campañas citrícolas. Es decir, a un ejercicio de producción elevada, como fue el caso del anterior, suele sucederle otro menos fecundo.

No obstante, los datos recogidos provienen de productores que no han abandonado su actividad y, según AVA-ASAJA, al "descenso acusado" de la producción se sumará el "incremento indiscutible del abandono de explotaciones citrícolas debido a los precios ruinosos que obtuvieron los productores a lo largo de la última campaña".

Según indican, tanto es así que en algunos municipios las tierras dedicadas a este cultivo podrían verse reducidas en un 10 %.

"No podemos valorar todavía el número de hectáreas abandonadas, pero seguramente las cifras serán desoladoras", señala el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado.

Ante una futura caída generalizada de la producción, el presidente de esta organización afirma que los precios de la futura campaña citrícola "deberían mejorar razonablemente respecto al ejercicio anterior".

Sin embargo, aunque las cotizaciones sean superiores no por ello va a verse compensado el descenso general de ingresos que sufrirán los productores valencianos en su conjunto a causa de esta disminución tan acusada de la cosecha.

Por ello, Aguado pide a los agricultores que actúen con cautela a la hora de negociar la venta de la fruta, ya que la próxima campaña podrá servir para poner freno a los abusos que se han producido en el ejercicio anterior tanto a nivel de precio como de condiciones contractuales.