EFEValència

La Generalitat espera ganar 39,2 millones de euros anuales con la gestión directa de las ITV tras su reversión al sistema público en 2023, en un proceso en el que se compromete a asumir a todos los empleados y a estudiar la rebaja de tarifas, según ha detallado este miércoles el conseller de Economía, Rafael Climent.

En una rueda de prensa, Climent ha informado sobre los aspectos más importantes del estudio realizado por la consultora Nuve sobre el proceso de reversión de las ITV valencianas, que consta de 1.500 páginas y que "de forma clara y contundente" recomienda la asunción de la gestión directa del servicio por parte de la Administración.

"Actualmente es poco rentable para la Generalitat, la inversión para la reversión es asumible y no tiene ningún riesgo, puesto que la revisión de los vehículos es obligatoria", ha subrayado Climent.

El referido estudio se acompaña de un estudio económico en el que se analizan tres supuestos, dos bajo la premisa de la gestión indirecta y un tercero con la hipótesis de la gestión directa, siempre descontando gastos y costes.

"Si prorrogamos la concesión actual, la Generalitat ingresaría 7,6 millones de euros al año; si hacemos una nueva concesión la estimación de ingresos es de 19,2 millones al año; y si gestionamos las ITV de forma directa ingresaríamos hasta 39,2 millones de euros anuales", ha detallado Climent.

"Con este dato lo hemos de tener claro. Hemos de ser lo más eficientes posibles con el dinero de todos. Esa gestión directa se hará a través de una empresa pública, una mercantil que estará liderada por el Ivace, subrogando a todo el personal y los activos de las ITV una vez finalice la concesión, en diciembre de 2022".

El estudio de la consultora externa recomienda ampliar la red con nuevos puntos y estaciones en todo el territorio, con la idea de que cualquier ciudadano pueda acceder a este servicio "a media hora en coche".

Así, el conseller ha anunciado enmiendas a los presupuestos para 2021 al objeto de consignar 60.000 euros para la puesta en marcha de la citada mercantil u otros 735.000 euros para la construcción de una estación ITV en Torrent que será "el proyecto piloto que ayudará a gestionar el resto".

Además, se proyecta la construcción de otras estaciones en Chiva, Guardamar, Vall d'Uixó, Calp, Guadassuar, Alcalà de Xivert o Benlloch, entre otras.

Este jueves el conseller tiene prevista una reunión con representantes de los cinco sindicatos con representación en el sector de las ITV, a fin de empezar a negociar cómo se producirá la asunción del personal y la negociación de un nuevo convenio colectivo.

Climent ha informado también de que el estudio de la consultora externa "plantea la posibilidad de revisar las tarifas a la baja", una reducción que, en cualquier caso, no se aplicaría hasta 2023 y que no ha sido cuantificada.

Actualmente hay 27 estaciones fijas de ITV en la Comunitat, más otras móviles, en las que trabajan 900 personas, cerca de la mitad con contrato fijo.