EFEValència

La gestión digitalizada de los bares y restaurantes, el autochecking y la apertura de puertas a través del móvil en los hoteles, y la importancia que van a tener las opiniones de los usuarios sobre la seguridad de los establecimientos son algunos cambios que está comenzado a vivir ya el canal Horeca para adaptarse a la nueva situación tras la pandemia.

Las actividades de restauración y hoteles, y sus distribuidores, creen que hasta Semana Santa o los meses de mayo o junio de 2021 no recuperarán los niveles de actividad, según han asegurado en un seminario web organizado por AINIA en el que también han expuesto los cambios que van a venir en el sector turístico.

El presidente de la Federación de Empresarios Hosteleros de Valencia (FEHV), Manuel Espinar, ha destacado que la digitalización tanto de la gestión financiera de la empresa como en las redes sociales para transmitir el valor de la marca va a ser "muy importante" en el futuro y el que no sea capaz de aplicar estas tecnologías "tendrá los días contados".

Las tecnologías que permiten evitar el contacto personal en los hoteles se van a implantar en un tiempo menor del esperado, y los establecimientos que han abierto tras la pandemia ya aplican estas innovaciones y "ningún cliente se queja", ha destacado la secretaria general de HOSBEC (Asociación de Hosteleros de Benidorm y Costablanca), Nuria Montes.

El director general de Bodegas Matarromera, Julio Pinto, ha apuntado como tendencia la importancia que van a cobrar las opiniones de los usuarios sobre la seguridad de los establecimientos en las redes sociales.

Todos ellos han coincidido en que la recuperación de la actividad y la facturación no se va a producir hasta mediados del próximo año, en los meses de mayo o junio, y la FEHV ha apuntado que podría ser en Fallas o Semana Santa, y su presidente ha alertado de que si el Gobierno de España y el de la Generalitat "no ponen toda la carne en el asador", se puede quedar en el camino entre el 10 y el 15 % de las empresas hosteleras, lo que arrastraría unos 80.000 puestos de trabajo.

Para Montes, este año va a ser "entre horroroso y catastrófico" para los resultados de las empresas del sector, y ahora se está iniciando la recuperación de la actividad con un 10-20 % de hoteles abiertos, que se irá incrementando en las próximas semanas.

"Hemos empezado con la mochila llena de deudas de enero y febrero y parte de marzo" y más del 80 % del sector no ha podido acceder a la financiación del ICO y muchos locales no pueden abrir, ha lamentado Espinar.

Para retomar la actividad con la formación y la información adecuada, Hosbec puso en marcha un programa específico por el que se ha formado ya 4.000 trabajadores del sector hotelero, y lo mismo ha hecho la federación de hostelería, que ha dado formación a 3.000 trabajadores y empresarios.

En Bodegas Matarromera el uso de las nuevas tecnologías ha "redescubierto" otra forma de coordinarse y de trabajar, con menos viajes y más redes sociales, presentaciones virtuales, concursos o sorteos de botellas.

Según su director, la tienda "online" de la bodega no ha dejado de funcionar durante la crisis sanitaria y ha registrado un aumento de ventas, pero representa un porcentaje muy pequeño y no sustituirá a la facturación en hostelería.

Para los bares y restaurantes de la Comunitat se ha iniciado un proyecto piloto que se pondrá en marcha el próximo año para disponer de una calificación sobre el cumplimiento de las normas higiénico-sanitarias como el modelo instaurado en Nueva York, que será supervisado por inspectores de Sanidad.

En este sector el servicio de comida para llevar ha llegado para quedarse, según ha afirmado Espinar, que a la vez ve complicada la rentabilidad de la comida a domicilio en la restauración clásica.

Tanto Hosbec como la Federación de Hostelería han manifestado que el sello "covid free" es un engaño porque nada puede asegurar estar libre del virus, y han abogado por los protocolos certificados y por poner en marcha todas las medidas higiénico-sanitarias legales y recomendadas.