EFEValència

La robotización en la industria propiciará procesos más eficientes y con menores costes, de mayor calidad y abiertos a la personalización pero a la vez potenciará la aparición de nuevos riesgos laborales como el tecnoestrés, la tecnoadicción, el trabajo nómada sin límites o el sedentarismo.

El estudio 'R-Evolución Industrial: Prevención y retos 4.0', impulsado por AIDIMME (instituto tecnológico del metal y la madera), FEMEVAL, FEVAMA, Unión de Mutuas, Unimat Prevención y VALMETAL, y presentado este miércoles, recoge estos nuevos riesgos asociados a la digitalización desde la visión empresarial, preventiva e innovadora.

Este informe contempla las ventajas competitivas de la incorporación de la automatización a los sectores de la madera y del metal y también analiza los cambios que conllevará en las condiciones de trabajo como nuevos ritmos, extensión de jornadas, horarios, alteraciones en las relaciones personales y jerarquías profesionales o nuevas formas de contratación.

Entre los riesgos laborales emergentes, se introducen conceptos como tecnoestrés, tecnoadicción o tecnofobia, el trabajo nómada sin límites, vulnerabilidad, aislamiento social, inseguridad laboral, sedentarismo asociado con obesidad, problemas éticos por el acceso ilimitado a información, invasión del ámbito personal o fuerte rechazo inicial por miedo a lo desconocido o por verse en la obligación de salir de la zona de confort por parte del personal de más edad o menos formado en tecnologías digitales.

Ante esto, el proyecto plantea una hoja de ruta con estrategias para ayudar a las compañías a eliminar, reducir o prevenir los riesgos, como técnicas de mentorización, emprender jugando para adquirir conocimientos en entornos distendidos, códigos éticos que contemplen el teletrabajo y el derecho a la desconexión y evaluaciones de riesgos psicosociales.

También el uso de robots para mejorar las condiciones ergonómicas o de dispositivos para prevenir y proteger la seguridad y salud, así como la importancia de incorporar sistemas de protección personal inteligentes.

El presidente de FEMEVAL, Vicente Lafuente, ha asegurado que la salud y seguridad laboral son "valores innegociables" y por eso hay que articular y poner en práctica estrategias para que las personas trabajadoras "no paguen un peaje emocional ni físico".

La transformación digital conlleva también la aparición de nuevos perfiles profesionales y la adquisición de competencias transversales que las máquinas no pueden alcanzar (expertos en analítica de datos, macrodatos, robótica y expertos en digitalización de procesos), así como habilidades humanas analíticas, resolutivas, de liderazgo e influencia social.

En el año 2020 habrá en España 800.000 vacantes de nuevas tecnologías como desarrolladores, analistas de datos, y en 2022 el grupo de profesiones emergentes aumentará su participación en el empleo un 40 %.

El estudio insiste en que la tecnología reemplazará tareas repetitivas, penosas y de menor valor añadido que conllevan mayor riesgo.

Lafuente ha afirmado que las instituciones públicas y privadas tienen dos retos, el legislativo y el formativo para acabar con la obsolescencia de los actuales planes de capacitación y planear la combinación de diferentes disciplinas -STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) y HECI (humanística, filosofía, creatividad e imaginación)-.