EFECastelló

La fundación sin ánimo de lucro Propeller Club de Castellón —entidad que trabaja para la dinamización del puerto de la capital de La Plana— ha advertido de que la huelga de transportistas está afectando gravemente a las líneas que recalan en el puerto de Castellón, como Arkas, Messina o Medkon, las cuales "están buscando soluciones en otros puertos, consecuencia de la huelga”.

Por este motivo, la entidad se ha ofrecido a convocar una reunión con las partes y mediar entre la asociación de transportistas, Astraport, y la empresa APM Terminals para poner fin a la huelga que el sector convocó el pasado 12 de julio y que mantiene hasta el momento con un 100 % de seguimiento.

Propeller Club Castellón define la situación de “lamentable e insostenible” por generar “pérdidas para todos los implicados y para el resto de empresas que directa o indirectamente están involucradas en la logística del transporte de contenedores, pero de manera más intensa por la dificultad que conlleva en la pérdida de líneas marítimas, las cuales, difícilmente se podrán recuperar, pero esto parece importar poco a las partes, primando cada una de ellas en sus posiciones”, por lo que las navieras están “mirando a otros puertos como Sagunto, Valencia o Tarragona.

La negociación lleva encallada desde el pasado 21 de julio, momento en el que APM Terminals planteó su “última” oferta a la asociación de transportistas, que no consideran suficientes las medidas para solventar los retrasos que sufren cuando acceden a la terminal y que han desencadenado la huelga.

Por parte de Astraport, cuyos camioneros —la mayoría autónomos— soportan dos y tres horas de espera para realizar los movimientos de carga y descarga en la terminal, viendo reducidas las posibilidades de llevar a cabo varios viajes al día y, por lo tanto, viendo mermados sus ingresos, solicitan dos casetas de acceso permanentes en la terminal; personal cualificado y maquinaria suficiente para gestionar el tráfico; que los dos movimientos dentro de la terminal no sobrepasen los 45 minutos conjuntamente y que, una vez superados dichos tiempos, la terminal ha de resarcir económicamente al transportista por su paralización.

Los transportistas consideran que estas peticiones no están contempladas en la propuesta de APM Terminals Castellón, que ha puesto sobre la mesa de negociación mejoras en los procedimientos internos, reforzar las casetas de acceso en horas punta y establecer vías de comunicación en tiempo real para evitar los tiempos de espera que puedan darse en casos puntuales, pero rechazando en cualquier caso pagar por paralizaciones superiores a 45 minutos.