EFEValència

Entre 40.000 y 60.000 trabajadores de la Comunitat Valenciana tienen su principal fuente de ingresos en las plataformas digitales, la mayoría profesionales cualificados, en condiciones laborales precarias, lo que plantea nuevos retos legales que han de consensuar los agentes sociales y las Administraciones.

Así se desprende del informe "El trabajo en plataformas digitales en la Comunitat Valenciana" elaborado por la Cátedra de Economía Colaborativa y Transformación Digital de la Universitat de València (UV), en colaboración con el Servicio de Empleo y Formación Labora de la Generalitat, según el cual esas plataformas pueden ser una oportunidad "si se garantizan los derechos de los trabajadores".

El informe ha sido presentado este miércoles por el secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, y el profesor de Derecho del Trabajo de la UV Adrián Todolí, quien rechaza la propuesta de creación de la figura del trabajador autónomo económicamente dependiente (Trade) digital, al considerar que crearía competencia desleal, mayor precariedad e inseguridad jurídica.

Nomdedéu, por su parte, ha defendido la necesidad de que la Administración pública sea "proactiva" y "eficaz" ante los retos que las nuevas tecnologías plantean en el mercado laboral, y ha informado de que la Generalitat tiene ya preparada la puesta en marcha del Observatorio del Trabajo Decente. EFE