EFEValència

La empresa estadounidense Lime ha desplegado este viernes una flota de 50 patinetes eléctricos para su alquiler en el recinto de la Marina de València, según la compañía.

El despliegue inicial de ese medio centenar de patinetes crecerá "de forma progresiva a la demanda", para su uso solo dentro de la Marina, lo que Lime controlará a través de un sistema de geolocalización con el que conocerá en tiempo real su ubicación y retirará aquellos que estén fuera de la zona delimitada.

La Marina acogerá a Lime durante tres meses en el marco de su València Living Lab, un ecosistema experimental que permite probar, en un entorno acotado y controlado, productos susceptibles de ser aplicados posteriormente en la ciudad.

Lime Technology SL, que apareció en València sin autorización en septiembre y sus patinetes fueron requisados por las autoridades locales, alcanzó en octubre un acuerdo para llevar a cabo el proyecto con Consorcio València 2007, del que forman parte el Gobierno, la Generalitat y el Ayuntamiento.

Los datos y usos que se concluyan de esta prueba contribuirán a nutrir los estudios de movilidad que realiza el Consorcio con el fin de mejorar la accesibilidad y el tránsito por este espacio público.

Lime se encuentra a la espera de la resolución de los trámites necesarios para operar en la ciudad.

"Esperamos que en un futuro próximo podamos volver a ofrecer de nuevo nuestro servicio a toda la ciudad y convertirnos en un complemento eficiente al transporte municipal valenciano", ha explicado el director general de Lime España, Álvaro Salvat.

Por otra parte, la empresa iniciará su campaña de concienciación de seguridad en la circulación, con el lema "Respect the Ride".

Dentro de esta iniciativa Lime distribuirá de forma gratuita 50 cascos de la firma valenciana Closca, proveedora de la compañía en todos los países donde presta sus servicios.

Lime comenzó a operar en junio de 2017 y desde entonces ha desplegado su modelo de transporte sostenible en más de 150 ciudades de 16 países.