EFEValència

La compañía de cerámica decorativa Lladró continúa con su plan de expansión en Asia, continente que concentra cerca del 40 % de sus ventas, y acaba de abrir una tienda en el espacio comercial y expositivo International Art Design Center de la ciudad china de Shenzhen.

Esta apertura en "la capital china del diseño" se suma a las realizadas en 2019 y 2020 en Pekín, Chengdu, Hong Kong y Taipéi, desde que hace 35 años llegó a Asia con filiales en China y Japón, tiempo en el que sigue creciendo en el imperio de la porcelana gracias a una estrategia de despliegue multicanal, según informa este lunes la compañía valenciana.

Tras la puesta en marcha hace un año puso de una nueva filial en Shanghái, Lladró abre en Shenzhen en el marco de un plan que contempla tanto boutiques propias, espacios expositivos ("showrooms") y efímeros ("pop-up") como la puesta en marcha de "marketplaces" digitales.

En los últimos doce meses Lladró también ha acelerado su penetración en Asia a través del lanzamiento de sus boutiques virtuales en Tmall y JD (China) y su aterrizaje en Amazon (Japón) y Tata Cliq (la India).

Como resultado, a lo largo de 2020 Lladró ha logrado mantener e incluso superar los objetivos de ventas previstos para el canal de internet, y ha doblado las ventas respecto al ejercicio anterior.

La marca comercializa sus piezas en más de cien países y el mayor porcentaje de ventas fuera de España se concentra en Japón, Estados Unidos y Canadá, la India y China, junto al resto de países del sur de Asia.

El fondo propietario de la compañía, PHI Industrial, considera China como mercado estratégico tanto para potenciar las nuevas categorías de producto como por su relevancia como nexo hacia otros importantes mercados de la zona Asia-Pacífico.

Según la primera ejecutiva de Lladró, Ana Rodríguez, la marca ha evolucionado e innovado "sin perder su esencia y en paralelo a la sofisticación del perfil de consumidor".

En la nueva tienda en Shenzhen se pueden conocer las diferentes categorías que trabaja la firma: las creaciones más reconocibles, piezas contemporáneas y porcelana funcional.

El arranque en Shenzhen se enmarca en el proceso de expansión, diversificación y transformación del negocio y sigue a otras aperturas en localizaciones estratégicas como el centro Takashimaya de Singapur, las ciudades de Kaohsiung y Taipei en Taiwán, el complejo Harbour City de Hong Kong, y SKP, el centro comercial más lujoso de Pekín.