EFEValencia

Los macrofestivales y conciertos cayeron un 50 % y las funciones de ópera y zarzuela hasta el 72 % en la Comunitat Valenciana durante 2020, en plena pandemia por la covid-19, mientras que se incrementó el consumo televisivo, doce minutos por encima del resto de regiones.

Así lo expone el Anuario SGAE 2021 de las Artes Escénicas, Musicales y Audiovisuales, que ofrece un retrato del sector y las tendencias de consumo cultural durante 2020, año marcado por la pandemia, según un comunicado de la entidad.

El diagnóstico de la Comunitat Valenciana, muy en línea con el del resto de España, constata significativas caídas en cuanto a la suma de espectáculos celebrados, asistentes y recaudación.

Se sitúa por debajo de la media estatal, por ejemplo, en el caso de la música popular, dada la cantidad de macrofestivales y conciertos que fueron suspendidos en 2020, según las fuentes, que indican que casi un 50 % de conciertos menos se celebraron ese año respecto al anterior.

Además, los conciertos de música clásica cayeron un 55 % y hasta un 72 por ciento las funciones de ópera y zarzuela, según los datos de la SGAE.

El conjunto de las artes escénicas experimentaron también fuertes descensos en todos sus indicadores. Así, menguó el número de representaciones teatrales en torno al 50 % y el de danza casi un 49 %.

Durante el periodo estudiado, sin embargo, se incrementó en la Comunitat Valenciana el consumo televisivo, doce minutos por encima del resto del país.

Según indica el anuario, el sector de la Cultura en España ha sido uno de los más perjudicados por la crisis provocada por la pandemia de la covid-19.

Tras unos años de recuperación que invitaban al optimismo, las relativas a la música, las artes escénicas y el audiovisual en España en 2020 hablan de una "situación terrible, un brusco descenso en todos los indicadores culturales que dibuja un panorama desolador".

"Las de 2020 son cifras que suponen no una evolución, sino una brecha", afirma Juan José Solana, presidente de la Fundacióón SGAE, en el texto que sirve de prólogo a esta publicación, titulada "Una cultura en coma demanda el apoyo de las instituciones".

Según Solana, "confiamos en que esta brecha, que también afectará a las cifras del año 2021, sea eso, una brecha, un paréntesis, una cesura. Y que a partir del año 2022 volvamos a nuestro punto de referencia, que debe ser 2019".