EFEValència

La empresa valenciana Green Cycles, la única en España y una de las pocas del mundo que fabrica plástico sostenible, soluble en agua sin dejar residuos ni micropartícula, ha crecido en el año de pandemia un 150 % respecto a 2019, con 3,3 millones en ingresos, y espera superar los 5 en 2021 y duplicar su producción.

Se trata de un plástico hidrosoluble, biodegradable, compostable e inocuo y entre los numerosos productos que fabrican con él están las bolsas de lavandería hidrosolubles para hospitales y residencias, cuya demanda se incrementó en más de un 3.000 % durante 2020, con 5 millones de unidades suministradas en España y Francia. También se vende en países de Latinoamérica.

Green Cycles, con sede en Rafelbunyol (Valencia), es la única empresa española que cuenta con todos los certificados de biodegradabilidad, no toxicidad, biodegradabilidad marina, compostabilidad y Ok Compost para este tipo de material que "tiene todas las ventajas del plástico pero ninguno de sus inconvenientes a nivel medioambiental".

Para alcanzar su objetivo, la empresa va a realizar una inversión de 2,5 millones y aumentará su plantilla en un 20 % este año y entre 2022 y 2024 prevé invertir entre 8 y 10 millones de euros y multiplicar su producción por cuatro.

La llegada de la pandemia trajo consigo el aumento en el uso de plástico pero también de la demanda de los productos de Green Cycles, ya que se presenta como una alternativa sostenible, sin el impacto negativo para el medio ambiente que puede tener el plástico tradicional.

Ante la próxima aprobación de la Ley de Residuos y Suelos contaminados, que incluirá un nuevo impuesto sobre plásticos de un solo uso, la firma insta a diferenciar las propiedades de su material con respecto al plástico tradicional, según ha informado en un comunicado.

"Materiales distintos deben ser considerados de forma diferente", ha sostenido la directora de la emrpresa, Elena Moreno, quien valora que "a diferencia del plástico tradicional, si una bolsa o envase fabricado con material Green Cycles de forma desafortunada no acaba en el contenedor de residuo orgánico y termina en el océano, en pocos segundos se disolverá integrándose en el agua".

Ha añadido que "en pocos días se convertirá en C02, agua, sales minerales y biomasa contribuyendo de forma positiva al medio. Su no toxicidad garantiza además el cero impacto en todo el proceso, lo que la hace compatible con flora y fauna y lo mismo sucederá si acaba en el medio ambiente terrestre terminando su vida útil con el aporte de carbonos al suelo, haciéndolo más fértil".

"Es importante establecer criterios diferenciados para los distintos polímeros que englobamos como materiales plásticos. Esta es solo una propiedad, pero hay muchas otras que determinan qué tipo de material es", ha defendido.

La empresas valenciana considera imprescindible apostar por la economía circular y la inversión en I+D y que "desde los organismos oficiales se busquen las vías de apoyo definitivas que acompañen al desarrollo de innovaciones como la que Green Cycles propone".

Participada por 32 accionistas mayoritarios, Green Cycles ha invertido desde su nacimiento en 2006 más de 13 millones de euros en el desarrollo de su tecnología e instalaciones, que hicieron posible la fabricación del material que se ha convertido en la alternativa verde al plástico tradicional, eliminando uno de los mayores causantes de la contaminación: la generación de residuos.

Además de las bolsas hidrosolubles, también fabrican bolsas y bobinas de film hidrosolubles para diferentes usos como dosificación de productos de detergencia, tacos para cartuchería deportiva, carcasas pirotécnicas, urnas funerarias o pelotas de golf y tienen varios proyectos en marcha para el desarrollo de productos aplicables a sectores como alimentación, medicina y cosmética. EFE

mc-jmm