EFEValència

Las pymes del sector de la hostelería de la Comunitat Valenciana prevén un retroceso de la actividad económica del 0,4 % en la temporada 2019-2020, por las amenazas sobre la marcha de la economía, tras varios años consecutivos de crecimiento.

Así lo recoge un estudio presentado este martes por el director de la consultora Open Franquicia Hostelería, José Palacios, que ha asegurado que el sector valenciano va a atraer turistas que querían ir a Cataluña y, como consecuencia de los disturbios ocurridos, va a elegir destinos similares en entornos cercanos.

De manera inmediata ya se ha visto algún efecto, como un crucero que tenía que hacer escala en Barcelona recaló en Valencia este sábado, lo que supone que los cruceros y los turistas vean Valencia como una posible alternativa con el fin de evitar los problemas que está viviendo Cataluña, según ha indicado a EFE Palacios.

Otra situación de crisis, el "brexit", también afecta a este sector, donde un 4 % de los ingresos están generados por turistas británicos.

Según Palacios, aunque las pymes pueden resultar afectadas, "no es una realidad absoluta y no todos los ingleses van a dejar de venir a la Comunidad Valenciana", aunque es cierto que existe la amenaza del "brexit" y del conflicto comercial de Estados Unidos en el ámbito internacional.

No obstante, la ralentización del sector de la restauración están en niveles inferiores a la de otros sectores como el motor o el inmobiliario.

Palacios ha señalado que el último mes de la campaña de verano sufrió "un parón repentino" por el temporal de mediados de septiembre, que hizo "acabar la campaña de golpe" y acabó con la buena dinámica seguida en julio y agosto.

El estudio de perspectivas empresariales del sector de la hostelería en la temporada desde septiembre de 2019 al mismo mes de 2020 refleja que el 34 % de los bares y restaurantes cree que su actividad se mantendrá estable respecto a 2018, con una puntuación de 2,9 en una escala de 1 a 5.

El 26 % de las empresas hosteleras pronostican que reducirán su plantilla, frente al 15 % que la aumentará y el 58 % que la mantendrá. A nivel global del sector, el 11,3 % se refiere a una reducción de personal.

Por territorios, el estudio indica una mejor evolución para los bares de costa, que prevén un incremento de la actividad económica del 3,4 %, mientras que en el interior se prevé un retroceso del 1,7 % y la ciudad de València, en concreto, considera que su actividad bajará un 4,3 %.

Sobre la evolución de los precios de los productos y servicios de bares y restaurantes, el estudio señala que se han incrementado un 1,3 % durante el presente ejercicio, en la línea del incremento del IPC de 2018, del 1,2 %.

Los turistas son los principales clientes de los bares y restaurantes de la Comunitat Valenciana en el 42,5 % de los bares y restaurantes.

Las principales amenazas que perciben los empresarios y profesionales de la hostelería son una nueva crisis económica, seguida de la lentitud burocrática y el problema de las licencias de los ayuntamientos, la complejidad de adaptación al nuevo control de horarios, y la competencia de la restauración organizada y de las franquicias.

También un 68 % de las pymes encuestadas identifica entre sus necesidades el apoyo a las empresas del sector para responder a la presión normativa en campos como la seguridad alimentaria, la protección de datos o el control horario, entre otros.

En el estudio han participado la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de La Safor, y la Asociación de Restaurantes de Alicante.