EFEValència

Los sindicatos presentes en la factoría Ford de Almussafes (Valencia) han rechazado este viernes una propuesta de la empresa que contempla un recorte salarial del 10 % para los afectados por un nuevo expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) como consecuencia de la escasez de semicondictores.

Según ha explicado a EFE el portavoz de UGT, José Luis Parra, el nuevo ERTE contempla 33 días de afectación para la planta de vehículos y 15 para la de motores, y la empresa plantea recortar un 10 % el complemento a las prestaciones por desempleo y un 30 % las gratificaciones extraordinarias.

Concretamente, la empresa plantea complementar la prestación por desempleo a que el empleado tenga derecho hasta el 70 % del salario real diario, incluyendo sus complementos, y del mismo modo abonar el 70 % de las pagas extra, la gratificación especial, el derecho a vacaciones y el complemento por antigüedad.

Esta propuesta supone reducir un 10 % el salario real directo de los trabajadores afectados por el ERTE (que tenían derecho a un 80 % del salario real diario), y un 30 % en el caso de los complementos, pagas extra y demás (fijados en el 100 %).

Empresa y sindicados se han citado a las 16 para un nuevo encuentro ante la necesidad de cerrar hoy un acuerdo, dado que los primeros trabajadores afectados por este nuevo ERTE serían los del próximo domingo.

"Le hemos dicho a la empresa que somos conscientes de la crisis global de semiconductores y su impacto global, pero nosotros tenemos responsabilidad con nuestra afiliación, que es de prácticamente 6.000 trabajadores, y estamos trabajando en alcanzar el mejor acuerdo posible, que es complicado en los términos actuales", ha admitido Parra.

"Nuestra posición no es un ejercicio de irresponsabilidad, sino de reivindicación del compromiso de la plantilla, sometida a constantes cambios en el calendario", ha agregado.

Fuentes de otros sindicatos, como STM o CCOO se han pronunciado en el mismo sentido, de modo que han rechazado la propuesta.