EFEValència

Algunos taxistas de la Plataforma Caracol València han presentado un procedimiento de reclamación patrimonial por las pérdidas ocasionadas en los últimos años por la puesta en marcha de plataformas como Uber y Cabify de vehículos de alquiler con conductor (VTC).

Así lo ha indicado a EFE el vicepresidente de esta entidad, Francisco Garrido, quien ha explicado que la reclamación es "pionera" en la ciudad y la Comunitat Valenciana y confía en que se unan el resto de miembros de la plataforma y de otras asociaciones de profesionales del sector.

Los taxistas han presentado el escrito por registro de entrada ante la Delegación del Gobierno de la Comunitat Valenciana, según Garrido, que ha añadido que cuentan con la colaboración de la asociación Apedanica para la prevención de delitos, abusos y negligencias en informática y comunicaciones avanzadas.

En el escrito, dirigido a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), se detalla que estas plataformas VTC operan en España "sin que conste ningún impedimento eficaz por parte de la CNMC, pese a que los hechos denunciado son muy graves, notorios y bien denunciados".

Recuerda asimismo que el gobierno municipal de Londres ha denegado cualquier licencia a Uber tras una investigación que ha detectado 14.000 irregularidades y otras muchas autoridades también impiden que operen, aunque en España "sí lo hacen, con inseguridad jurídica y arbitrariedad en perjuicio de todos los taxistas en general".

"La pasividad y las omisiones de la CNMC son muy graves", continúa el texto, firmado por Garrido, quien indica que se une a la denuncia administrativa de Apedanica del pasado octubre, y recomienda a todos los taxistas "ejercer derechos de transparencia en cada ayuntamiento e iniciar un procedimiento de reclamación patrimonial".

Por todo ello, solicita copia de toda la información publicable relativa a Uber y Cabify que conste en los archivos de la CNMC, "con especial atención hacia cualquier tipo de procedimiento sancionador o normativa aplicable a Uber y Cabify y que se inicie el procedimiento de reclamación patrimonial".

Garrido, que no ha precisado la cantidad de pérdidas que han sufrido los taxistas, ha explicado que una vez presentado el escrito, hay seis meses para recibir contestación, positiva o negativa, o no.

En el caso de que sea negativa, se puede presentar un recurso de reposición y si no hay respuesta, habría que iniciar un contencioso-administrativo, una opción que no descarta "si llega el momento", porque se podría afrontar sin mucho coste, "si cada taxista pusiera un poco de su bolsillo" porque cree que para entonces, ya serán muchos los que habrán presentado su demanda de reclamación.

"Queremos que lleguen a presentarla los casi 3.000 taxistas de València", ha apuntado Garrido, quien ha recriminado a la CNMC que "tumbe" todas las propuestas que recibe para regular la situación entre taxistas y VTC y le ha instado a "dar respuesta" a las reclamaciones o en un futuro juicio. EFE

mc/jc