EFEValència

Más de 1.400 empresas valencianas afectadas que hayan tenido que paralizar sus pedidos o tengan facturas pendientes como consecuencia de los conflictos de Ucrania y Argelia pueden acceder ya a la financiación de la Generalitat, a través de la línea específica del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), dotada con 30 millones de euros.

, ha manifestado que la Generalitat debe garantizar que todas las empresas valencianas cuyos negocios se han visto afectados por cuestiones coyunturales, puedan seguir operando con normalidad.

Las empresas que dispongan al menos de un establecimiento o sucursal de producción en la Comunitat Valenciana y cuya actividad se esté viendo afectada por la crisis diplomática entre España y Argelia o por el conflicto de Ucrania pueden solicitar financiación de la nueva línea específica, dedicada a disponer de liquidez suficiente para hacer frente a la paralización de pedidos o al impago de facturas de estas zonas.

Según el conseller, se estima que son más de 1.400 las empresas valencianas con intereses comerciales en Argelia, que tienen a su disposición hasta 30 millones de euros para acometer nuevas inversiones, atender las necesidades de circulante derivadas de impagos o rotura de líneas de negocio, y hacer frente a las posibles pérdidas económicas registradas.

Podrán acogerse todas las empresas y negocios con independencia de su tamaño, desde autónomos a pymes y grandes empresas, y los importes de los préstamos van desde 20.000 euros a 5 millones, dependiendo de la finalidad de la financiación, del tamaño de la empresa y del volumen de pedidos cancelados o facturas pendientes desde seis meses antes del inicio del conflicto.

Esta financiación es a tipo fijo, determinado en cada operación por la calificación crediticia de la que disponga la empresa, según se acordó con las organizaciones empresariales para no depender de subidas de interés.

Estas operaciones tendrán condiciones ventajosas, con un plazo de devolución del capital principal del préstamo de hasta cinco años en el caso de la financiación para circulante y de hasta diez años para nuevas inversiones.

Como novedad, el IVF ha introducido por primera vez para estas empresas el formato de préstamos bullet, con los que durante todos los años que dure la operación las empresas sólo deberán abonar los intereses generados, teniendo la posibilidad de disponer del capital principal durante toda la vida del préstamo, aumentando sus recursos y liquidez.

El conseller ha apuntado que el objetivo de la Generalitat "ha sido en todo momento garantizar que las empresas con intereses en Argelia, pero también en las zonas del conflicto armado de Ucrania, puedan disponer de cuantos recursos sean necesarios para garantizar su liquidez hasta que la situación se normalice".