EFEValència

El Pleno del Consejo Valenciano de Formación Profesional ha aprobado este lunes el 'Plan valenciano de impulso y mejora de la Formación Profesional' con un presupuesto de más 176 millones de euros y con el fin de aproximar la FP al mundo laboral, según han informado fuentes del Consell.

La sesión ha contado con la asistencia del conseller de Educación, Vicent Marzà, y el conseller de Economía Sostenible, Sectores Productivos y Trabajo, Rafael Climent, quienes han anunciado que la iniciativa contará con un calendario de actuación de cuatro años.

El plan establece como objetivos estratégicos alcanzar una FP vinculada al entorno productivo, conseguir un sistema de "más ágil y flexible que fortalezca la cohesión social" y desarrollar un sistema de evaluación y mejora de la calidad de la FP.

La elaboración del programa ha sido el resultado del trabajo conjunto de las diferentes administraciones, además de la participación de los agentes sociales representados en el Consejo Valenciano de Formación Profesional: CEV, UGT y CCOO.

El plan cuenta con un presupuesto específico de 176.842.315 euros y según ha indicado Marzà, el objetivo es "coser e impulsar firmemente el tejido industrial y productivo valenciano".

Asimismo, ha añadido que con esta iniciativa "atendemos las necesidades específicas de las empresas y convertimos la FP en una opción de estudios excelente para muchos valencianos y valencianas".

El conseller ha destacado que durante esta legislatura "hemos implantado unos 300 ciclos formativos adaptados a las necesidades del tejido productivo valenciano y se han aumentado las unidades educativas hasta llegar a las 4.475, 425 más que en la legislatura anterior".

Por su parte, Climent ha aplaudido "el trabajo conjunto" entre las áreas de Educación y Empleo junto a los agentes sociales para pactar un documento que "nace con vocación de ser referente".

Ha recordado que, según varios estudios, hacia el año 2020 "solo el 15 % de los puestos de trabajo serán para personas sin ninguna cualificación", indicando además, que se requerirá de "un 35 % de la población con estudios superiores y un 50 % con estudios medios".

"Por este motivo, la inversión en formación para poder lograr estas tasas de titulación debe ser una de las prioridades fundamentales para poder cambiar el modelo de crecimiento económico y garantizar la cohesión social", ha señalado.

Según han indicado las fuentes, el plan pretende impulsar una mayor coordinación e integración entre las administraciones y los agentes sociales, favorecer la integración laboral y social, y garantizar la integración laboral de las mujeres desde una perspectiva de género.

De esta manera, se han estipulado objetivos específicos como extender la Red de Centros Integrados de FP, garantizar un sistema integrado de información y orientación profesional, y mejorar la orientación en relación con la oferta integrada de FP.

Por último, también destaca la intención de potenciar una oferta inclusiva de estos estudios para no dejar atrás ningún colectivo en riesgo de exclusión.