EFEValència

El presidente de la Confederación Empresarial de la Comunitat (CEV), Salvador Navarro, ha advertido este jueves que la reforma de la ley valenciana de participación y colaboración institucional de las organizaciones sindicales y empresariales supone "una quiebra del sistema de participación institucional".

Navarro ha hecho estas manifestaciones durante su comparecencia en la comisión de Les Corts que estudia la propuesta del PP de modificar la ley de participación institucional de 2015, con el fin de que las subvenciones a la patronal y sindicatos sean por concurrencia y no directas, y ha señalado que esta iniciativa "no recoge ni responde a los criterios legalmente establecidos".

Según el presidente de la CEV, "no se puede obviar el papel fundamental de las organizaciones más representativas" en la defensa del interés general socioeconómico de la Comunitat.

A juicio de Navarro, "todo esto no es obstáculo" para que puedan establecerse otras vías de colaboración institucional que den respuesta a las necesidades específicas de otras entidades, pero, ha precisado, "al margen de la participación institucional que corresponde a las organizaciones empresariales y sindicales más representativas".

Para el presidente de la patronal empresarial valenciana, el modelo actual de participación institucional "ha demostrado ser eficaz y ha legitimado a las organizaciones empresariales y sindicales más representativas" para la gestión de los asuntos públicos en los diferentes organismos de participación.

Además, considera que la legislación laboral vigente, competencia exclusiva del Estado, "ha establecido los criterios legales para medir la representatividad de las organizaciones que no pueden ser pasados por alto".

Según Navarro, la modificación que se propone supondría "la quiebra del sistema de participación institucional", al fundamentarse en la eliminación del carácter representativo de las organizaciones empresariales y sindicales, y produciría una "atomización imposible de canalizar que conduciría a la ingobernabilidad y a la ineficacia".

Por todo lo expuesto, la CEV aboga por "el mantenimiento del carácter de organización empresarial y sindical más representativa" en el reparto de las subvenciones institucionales.