EFEBarcelona

El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, ha afirmado este martes que el traslado del domicilio social de la entidad desde Cataluña a Alicante fue una decisión "puramente técnica" y no política.

Oliu ha comparecido en el Parlament ante la comisión de investigación de la aplicación del 155 en Cataluña, donde también están citados hoy Isidre Fainé y Jordi Gual en representación de CaixaBank.

El presidente del Sabadell ha señalado que el traslado de la sede social fue una decisión "indeseada" fruto de "un contexto social convulso" que generó una "inquietud" que "obligó" a este traslado.

"Trasladamos el domicilio como consecuencia de una inquietud muy grande que había entre depositarios y clientes del Sabadell desde hacía meses como consecuencia del 'procés'", ha indicado.

En concreto, Oliu ha explicado que durante la primera semana de octubre el banco perdió depósitos por valor de 4.600 millones de euros, principalmente del sector privado, y de los que un 57 % correspondía a depósitos en Cataluña.

Con el traslado de la sede social, ha explicado Oliu, consiguieron "estabilizar" la situación económica de la entidad, ya que a final de año recuperó sus pérdidas e incrementó sus depósitos en 700 millones de euros.

Oliu ha afirmado que "todavía no se dan las circunstancias" para que el Sabadell devuelva su sede social a Cataluña, si bien ha apuntado que "el futuro da siempre muchas vueltas".

Las preguntas de los grupos presentes en la comisión se han centrado en si la entidad recibió "presiones" por parte de sectores políticos y "de la corona" para trasladar su sede fuera de Cataluña y si estos traslados serán reversibles.

Oliu ha negado que recibiera ninguna presión "ni de la corona ni del Gobierno" y que el traslado fue una decisión "extraordinariamente difícil y lamentable" que se tomó "al margen" de la política: "cuando tomamos esta decisión no recibimos ninguna llamada ni presión de nadie".

Ha detallado que la primera persona a la que comunicó la decisión del traslado de la sede social fue al entonces vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y posteriormente al president Carles Puigdemont, a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, al ministro de Economía, Luis de Guindos, al Banco de España y al Banco Central Europeo.

Al respecto, ha añadido que no conocía el contenido del decreto del Gobierno que habilitaba el cambio de sedes de las empresas y que no habló con De Guindos antes de tomar la decisión del traslado.

El diputado de la CUP Carles Riera ha acusado al Sabadell de no haber actuado "con neutralidad" sino con "criterio político" y ha preguntado a Oliu si sería "neutral" ante un escenario de "conflicto político" como el de 2017.

Por parte de JxCat, Gemma Geis ha pedido que no haya un "doble rasero" a la hora de trasladar la sede social y a la hora de volver: "Si siguieron criterios técnicos para marcharse, síganlos para volver".