EFECastellón

El president de la Generalitat, Ximo Puig ha expresado su deseo de que haya "diálogo permanente" entre Ford y los sindicatos y que el expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) anunciado por la empresa "tenga las menores consecuencias posibles para los puestos de trabajo".

Puig ha recalcado que, para el Gobierno valenciano, los puestos de trabajo en la factoría del la multinacional en Almussafes (Valencia) "son la máxima prioridad".

El presidente del Consell ha hecho estas declaraciones hoy en el aeropuerto de Castellón, donde ha presentado la nueva imagen de la infraestructura y donde ha sido preguntado por el anuncio de la dirección de Ford Almussafes de iniciar un ERTE para toda la plantilla.

Ha asegurado que la Generalitat lo que quiere es "que haya un entorno lo más favorable posible para la inversión" y "Ford Almussafes es la compañía más competitiva de Europa" y por tanto "estamos esperanzados con que la reestructuración que va a hacer Ford en Europa finalmente afecte lo menos posible a la planta valenciana".

Según ha indicado Puig, Ford es "una locomotora para todo el clúster del automóvil, con muchas pequeñas y medianas empresas vinculadas a esta factoría" y por tanto, ha agregado, "es mucho más que los 8.000 puestos de trabajo directos que tiene".

Ha comentado que la factoría de Almussafes "siempre ha estado bien vista por las autoridades internacionales de Ford Europa porque ha habido un entorno de diálogo social permanente, muy bien visto y muy favorable, ha existido productividad y captación tecnológica y de adaptación, y el nuevo Kouga supone una palanca de relanzamiento" para la planta automovilística valenciana.

Para el presidente de la Generalitat, "el problema está relacionado directamente con la situación de la crisis del automóvil, la crisis del diésel, el proteccionismo de Trump, el Brexit... son muchos factores que componen una situación complicada".

Por ello ha mostrado su deseo de que "haya diálogo permanente entre la empresa y los sindicatos" y que finalmente la decisión que se adopte "tenga las menores consecuencias posible para los puestos de trabajo, que para nosotros es la máxima prioridad".