EFECastelló

El president de la Generalitat, Ximo Puig ha abogado hoy por una "nueva regulación que garantice que la agricultura sea posible con dignidad" y ha exigido el apoyo del Estado y de Europa para que "no haya competencia desleal como estamos sufriendo".

Puig ha hecho estas declaraciones hoy en la localidad castellonense de Onda donde ha asistido al acto conmemorativo del centenario de su cooperativa, al ser preguntado por la movilización convocada hoy por los agricultores de la Comunitat Valenciana en València.

El president ha indicado que es una "ambición lógica de toda la sociedad valenciana que los agricultores no queden excluidos de la cadena de valor".

Es una situación, ha señalado, que "está pasando en Europa" y ha explicado que es una cultura que nació "vinculada a las políticas agrarias y ahora necesitamos una nueva regulación que garantice que la agricultura sea posible con dignidad".

A su juicio, ese es un elemento "que compartimos" y ha añadido que "cada uno debe hacer su actuación y asumir su responsabilidad, las instituciones y el sector y ver cómo podemos hacer de nuestra agricultura capaz de insertarse en este mundo tan competitivo y al mismo tiempo garantizar la alimentación de calidad".

Además, ha destacado la calidad "extraordinaria" de nuestros productos y la importancia que tuvo la naranja en la economía valenciana y las exportaciones españolas, por lo que ha exigido "un apoyo del Estado y de Europa" y que "hagamos posible la reciprocidad y que no haya competencia desleal como estamos sufriendo".

El president ha mostrado su "esperanza absoluta en el sector" que, este año, "a pesar de las dificultades de los cítricos, hemos crecido un 4 % en las exportaciones y la balanza comercial ha mejorado un 5 %", por tanto, ha dicho "en circunstancias difíciles nuestra capacidad de presencia en el mundo es cada vez mayor".