EFEValència

El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, se ha mostrado convencido de que la planta de Ford en Almussafes (Valencia) tendrá "nuevas oportunidades" más allá de los motores tradicionales, tras el reciente anuncio del traslado a Norteamérica de la fabricación de los motores Ecoboost.

Puig ha realizado estas declaraciones durante una visita a una de las factorías de la multinacional Dr. Schneider ubicada en Picassent (Valencia), proveedor de Ford y otras firmas de automoción.

El president ha destacado que esta empresa ha realizado inversiones por 41 millones de euros en los últimos años y favorece la inserción sociolaboral de personas con diversidad funcional.

Preguntado por el futuro de Ford, Puig ha subrayado que la factoría de Almussafes es fundamental para la Comunitat y que espera que "tenga éxito en su transformación".

"Estamos ante una situación especial, con grandes cambios que afectan profundamente al sector, y hay que estar muy atentos. Aspiramos a que la planta de Ford siga siendo la mas competitiva de Europa y siga considerada así por parte de la empresa", ha agregado.

"Aquí -en la planta de Almussafes- se han hecho muy bien las cosas y estamos convencidos de que tendrá nuevas oportunidades más allá de la cuestión de los motores que se llevan a Estados Unidos. Hay una planta de baterías y otras oportunidades, porque el cambio en el sector es enorme", ha agregado.

Por su parte, el director ejecutivo de Dr. Schneider, Thomas Stadelmann, que ha acompañado a Puig en su visita, ha explicado que hace tres o cuatro años tomaron la decisión de reducir la dependencia con respecto a Ford, y ahora "tenemos a Volkswagen y Renault".

Sobre los cambios en Ford, Stadelmann ha afirmado: "Nosotros actualmente solo trabajamos con el modelo Kuga, y se vende bien. Gracias al proceso de diversificación vemos la situación apretada, pero no crítica".