EFEValència

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha defendido el importante papel que la empresa familiar juega en la Comunitat Valenciana, una tierra que, según ha dicho, sabe que "las fronteras siempre son un freno al progreso" y que "ha constatado que no hay atajos para la prosperidad".

Durante su discurso en la inauguración del XXI Congreso Nacional de la Empresa Familiar, que ha contado con la presencia del rey Felipe VI, Puig ha agradecido este apoyo del rey a la Comunitat, con el que "fortalece" la confianza de esta autonomía y "proyecta la mejor imagen de una tierra acogedora y de una sociedad comprometida".

Ha defendido que ésta es una comunidad a la que "le ha ido mejor cuanto más abierta es España, que sabe que las fronteras siempre son un freno al progreso, que ha constatado que no hay atajos para la prosperidad, y que quiere una España que garantice la singularidad de los territorios pero, sobre todo, la igualdad entre las personas".

"La crisis territorial es experta en propiciar incertidumbres. Por eso es exigible políticas audaces que, desde el cumplimiento del estado de derecho, acaben con la confrontación estéril", ha reivindicado Puig, quien ha dicho que esto "interesa a todos como país y especialmente la Comunitat por sus vínculos con Cataluña".

El president ha considerado que es tiempo "de la acción serena, de encontrar salidas, no de intentar pescar en el mar del oportunismo" y ha manifestado que "la respuesta seguro que no será nunca el soberanismo ni tampoco la recentralización".

Ha asegurado que para hacer frente a desafíos actuales, como el brexit, el neoproteccionismo, las migraciones, el calentamiento global, la desigualdad o el auge de los extremismos, "es mejor estar juntos y unidos".

Puig ha considerado necesario también, "un nuevo marco de relaciones entre el sector público y privado", porque "ante la complejidad de los mercados necesitamos combinar toda la inteligencia disponible en el ámbito de la empresa, los sindicatos y las administraciones".

Ha destacado la aportación decisiva de la empresa familiar al desarrollo de España y al estado del bienestar, y ha asegurado que es "el gran pilar de la economía" valenciana, al abarcar al 91 % de las empresas, generar el 57 % del PIB y proporcionar el 85 % del empleo.

"Esas cifras reclaman un acompañamiento adecuado de las Administraciones Públicas", ha asegurado el president, quien ha abogado por "resetear el sector público".

"Necesitamos unas Administraciones Públicas más eficientes", con "ADN emprendedor" y que sepan "cuál su papel y no pongan obstáculos innecesarios", pues "son las empresas las que tiene asignada la gran responsabilidad de la creación de empleo", ha manifestado el president.